Foto: Daniel Karmann/dpa

(dpa) – Las calles de ciudades de todo el mundo se ven vacías, no solo de personas sino también de coches circulando, por culpa del coronavirus, pero eso no significa que ahora sea habitual dejar de respetar los límites de velocidad, al menos según algunas autoridades viales.

Portavoces de departamentos de policía y de autoridades de transporte de diversos países están advirtiendo a los conductores que no se aprovechen de que las calles están vacías durante la pandemia para pisar a fondo el acelerador.

Por otra parte, funcionarios canadienses aseguran que, debido a las circunstancias actuales, ahora está permitido ir a mayor velocidad de la habitual cerca de algunas escuelas, donde suele haber mayores restricciones.

El límite de velocidad de 30 km/h que impera en las proximidades de las escuelas de la ciudad de Winnipeg no estará en vigor mientras dure el cierre de las escuelas y no haya niños en sus alrededores, según el departamento de policía de la capital de la provincia de Manitoba, en el centro del país, a medios de comunicación locales.

No obstante, como norma general, las autoridades siguen rogando a los automovilistas que hagan lo posible por no lesionarse en un accidente de coche, porque en los momentos actuales los hospitales no pueden tratar a más pacientes debido a la saturación por enfermos de Covid-19.

Por su parte, las autoridades de la Isla de Man, en el Reino Unido, están tratando de aligerar la carga del sistema de salud local intentando reducir el número de accidentes de tráfico con un nuevo límite de velocidad de 40 millas por hora (65 km/h) en toda la isla.

«La medida está diseñada para reducir el riesgo de accidentes que conlleven una ocupación de camas, ya que el servicio de salud de la isla cuenta con un incremento en el número de personas que van a necesitar tratamiento hospitalario», anunciaron funcionarios locales.

En Estados Unidos, las carreteras vacías parecen haber cambiado el comportamiento de los conductores. «Las patrullas de carretera reciben cada vez más denuncias sobre conducción agresiva y exceso de velocidad», aseguró en su cuenta de Twitter la Patrulla Estatal de Minnesota.

En Alemania, un repartidor de pizzas fue detenido por la policía cuando iba a 95 km/h en una zona de 50 km/h en la ciudad de Lüdenscheid, en el oeste del país. El hombre trató de exculparse señalando como responsable de su conducta a la crisis causada por la pandemia de coronavirus, reportó la policía en un comunicado.

Funcionarios de la región valona de Bélgica también aseguran que sus servicios de emergencia ya tienen suficiente trabajo atendiendo a los pacientes de la Covid-19.

El confinamiento que impera en Bélgica por la pandemia condujo a una caída del 97 por ciento del tráfico rodado a finales de marzo, según informó la AWSR, la agencia valona de transporte.

Pero las autoridades belgas temen la posibilidad de que los automovilistas se vean tentados a superar el límite de velocidad de 120 km/h imperante en las autopistas del país.

Los responsables del tráfico rodado belga solo tienen un mensaje para los conductores: «Quédense en casa, y, si es absolutamente necesario salir a la carretera, háganlo de la forma más segura posible.»