Visualmente, un logotipo supone la pieza central de la identidad corporativa de una empresa. De hecho, si su diseño es bueno, contribuye de manera efectiva en mejorar el marketing de la marca. Para esto, debe cumplir con algunos requisitos cruciales, como ejercer una buena representación, ser reconocible al instante y ser versátil y atemporal.

Teniendo claro esto, podemos delimitar cuáles serán las tendencias para el año 2019 en cuanto a diseño de logotipos. A continuación, presentamos siete caminos clave a la hora de buscar el acierto en este sentido.

1. Logotipos de diseño adaptable

Lo ideal es que el logotipo sea flexible y pueda usarse en diferentes situaciones, ya sea en folletos de marketing, en diseño web Asturias, en carteles exteriores, en empaquetados de productos, en tarjetas de presentación o como iconos en teléfonos móviles. Se trata de buscar un diseño que se adapte a cualquier tipo de formato.

2. En perspectiva

Jugar con la perspectiva es una excelente manera de desafiar las normas del diseño tradicional. La distorsión, la fragmentación, la deformación y las interrupciones visuales son formas interesantes de romper el molde de una manera atractiva. Incluso es aconsejable resaltar ciertos elementos, a fin de destacar las cualidades específicas de un logotipo de una manera sorpresiva.

3. Colores brillantes

Los colores, especialmente los brillantes, continúan ocupando un lugar privilegiado en lo que respecta a las tendencias modernas de logotipos. Esto se debe a que el color tiene un profundo impacto en la forma en que las personas ven el mundo y se usa a menudo para influir en las decisiones del consumidor.

4. Tipografía simple

El diseño simple no es una nueva tendencia, pero siempre resulta recurrente. Emplear líneas limpias y presentaciones sencillas ayuda a que el diseño sea mucho más comprensible. Simplificar un logotipo existente es una forma útil que tienen las empresas de reconstruir su personalidad a base de renovaciones modernas desprovistas de ornamentos injustificados. Un claro ejemplo de ello es el de Uber, que rediseñó recientemente su logotipo reduciéndolo a la simpleza para alejar a la marca de malas reputaciones.

5. Diseños lúdicos

Los logotipos lúdicos que encierran diseños inteligentes e inesperados pueden tener un gran impacto en los clientes. Para 2019 se espera que los diseñadores se atrevan con metáforas, juegos de palabras y conceptos innovadores en sus trabajos. Estos logotipos consiguen que el consumidor eche un segundo vistazo al producto en cuestión y agregan además, un elemento divertido a la personalidad de la empresa.

6. Detalle

En 2019, las marcas que quieran crear una imagen de sofisticación y autenticidad de tinte vintage, usarán ilustraciones complejas y detalladas para representar sus productos artesanales y de primera calidad. Se trata de una manera de hacer las cosas muy dada en la industria alimenticia, sobre todo en licores y productos orgánicos.

7. Tipografía personalizada

La tipografía juega un papel muy importante en el diseño de logotipos, y es que la fuente elegida puede generar un gran impacto a la hora de que una marca sea percibida amigablemente. Esta tendencia se verá incrementada a medida que las empresas sigan rechazando las fuentes disponibles en pos de las suyas propias.

Las compañías que no cuentan con el presupuesto o el interés necesarios para crear su propia tipografía, disponen de otra opción que está ganando popularidad; la personalización sobre lo existente. Se trata de una técnica muy sencilla que se encarga de cortar una fuente ya creada, para obtener como resultado algo nuevo y propio. Es importante tener claro que el nombre de la compañía debe seguir siendo legible, ya que de ello va a depender en gran medida la identidad de la marca.

En definitiva, la idea pasa por buscar una previsión en cuanto a conocer las tendencias que irán marcando el rumbo del diseño gráfico, para conseguir así estar dentro de los procedimientos que auguran un mayor éxito. Una disciplina en continua evolución precisa de estas pequeñas pistas orientativas.