Stuttgart (Alemania), 22 ene (dpa) – El escándalo del diésel le costará a la automotriz alemana Daimler más de lo hasta ahora pensado, según comunicó hoy la compañía en Stuttgart.

Para el año 2019, el fabricante germano espera unos costes adicionales de entre 1.100 y 1.500 millones de euros (1.220 a 1.664 millones de dólares), según las cifras mencionadas hoy.

Se trata de «probables gastos adicionales por procedimientos y medidas oficiales y judiciales en curso relativos a vehículos diésel de Mercedes Benz en diversas regiones y mercados», reveló el comunicado. Daimler ya había reservado el año pasado un total de cerca de 1.600 millones de euros para este fin.

Según cifras preliminares, el grupo espera ahora un resultado operativo de 5.600 millones de euros para 2019. Esto sería aproximadamente la mitad de lo que obtuvo el año anterior, cuando los beneficios ya habían caído significativamente.

Esta cifra no incluye aún los costes adicionales por los problemas en torno a los vehículos diésel. Daimler acotó que estos afectarían esencialmente a las divisiones de coches y furgonetas. Estas últimas ya registran, incluso sin los costes adicionales para 2019, un resultado operativo negativo.

Daimler presentará el balance completo el 11 de febrero. En vista de los altos costos también en otras áreas, particularmente la puesta en marcha de la producción de coches eléctricos y el desarrollo de la conducción automatizada, el presidente ejecutivo de Daimler, Ola Källenius, ordenó la implementación de un programa de ahorro.

Mediante dicho programa, el grupo espera ahorrar hasta finales de 2022 alrededor de 1.400 millones de euros solo en personal, probablemente recortando más de 10.000 puestos de trabajo.

También se prevé fijar un tope a las inversiones.