A todos nos encanta la idea de cambiar de casa, oficina, piso o apartamento a uno mejor. Sin embargo, el proceso de mudanza siempre es tedioso y muy estresante para la mayoría de las personas. Además, las mudanzas pueden tomarte muchas horas o incluso varios días en los que tu rutina diaria se ve considerablemente afectada. Por ello, existen innumerables empresas como “mudanzas Andalucía”, en cuyo sitio web: www.mudanzasandalucia.es podrás encontrar todas las opciones para que tu proceso de mudanza sea cómodo y fácil.

Por otro lado, esta empresa también te ofrece el servicio de guardamuebles. Con este servicio podrás disponer de un espacio individual, acondicionado y totalmente seguro donde guardar tus cosas si lo necesitas durante el proceso de mudanza.

En este artículo te mencionaré algunos tips para que tu mudanza sea más efectiva, organizada y rápida. Así que deja lo que estás haciendo y presta atención.

Primero prepara un plan detallado

Para hacer una mudanza se necesita un plan, el cual debe ser acordado con los proveedores que puedan intervenir (empresa de mudanzas, transportista, pintores, instaladores).

En segundo lugar, pide la ayuda necesaria.

Las mudanzas no son fáciles de ejecutar, por lo que toda ayuda siempre es bienvenida. Bien sea a gente de nuestro entorno o a un proveedor que pueda hacer los trabajos de empaquetado, transporte, entrega y colocación en el nuevo domicilio, o bien alquilando una furgoneta o medios para la mudanza, conviene tener previsto el tema de los medios y personas de soporte para la mudanza y evitar prisas de última hora o quedarse corto, haciendo que sea un proceso “eterno” y provocando problemas como roturas de objetos o pérdidas por desorden.

En tercer lugar, programa una sesión intensa de orden y limpieza con el objetivo de hacer más eficiente todo el proceso de traslado y ocuparse sólo de aquellos enseres que tengan alguna utilidad en el nuevo hogar. Trasladar objetos que no tienen valor de una vivienda a otra, sólo añade coste, provoca que se tarde más y genera cansancio, así que hacer un esfuerzo previo para mover sólo lo justo es algo más que recomendable.

Además, debes asegurarte de que los pagos a proveedores estén claros y sin medias tintas. La mudanza debe hacerse con seriedad y sin aceptar trabajos de empresas que no sean serias y propongan cosas como “no te cobro el IVA” o trabajar con personas que no están dadas de alta en la Seguridad Social. En caso de que surja algún problema, como un accidente laboral o un robo de algún objeto de valor, si se acepta trabajar con una empresa que no es seria, se puede generar una situación bastante complicada y desagradable. Exige al proveedor que gestione los permisos necesarios para carga y descarga, si es un requisito para las localidades de origen y destino.

Y, por último, contrata un seguro para cubrir daños a las viviendas, los desperfectos en los enseres y también robos y desapariciones de elementos de valor. Si hay algo que está asegurado en una mudanza es la generación de desorden y, si no se gestiona con cierta diligencia, se pueden perder enseres y objetos de valor.