Las freidoras industriales son electrodomésticos que se utilizan en la cocina para freír alimentos. Generalmente son utilizadas en los restaurantes o en cualquier negocio de comida rápida, ya que, permiten freír grandes cantidades de alimentos. Hoy en día, existen también las llamadas freidoras sin aceite o freidoras de aire caliente, las cuales, permiten la fritura, cocción e incluso horneado con la utilización de muy poco o nada de aceite.

No obstante, independientemente del modelo que se escoja, las freidoras industriales facilitan enormemente el trabajo en la cocina. A continuación, te mencionaremos algunos consejos que debes tomar en cuenta para elegir una freidora industrial, bien sea para uso comercial o incluso doméstico.

Escoge una freidora según las necesidades y el volumen de trabajo

La cantidad de aceite que utiliza una freidora va en función de las necesidades de trabajo. Si tu restaurante necesita la fritura de diversos tipos de alimentos a la vez, la solución puede ser lo que se llama batería de freidoras.

Escoge una freidora que sea fácil de limpiar

Otro punto para tener en cuenta es el referente a la limpieza, ya que, el mantenimiento de una freidora debe ser sencillo de ejecutar. De esta manera ahorrarás tiempo cada día y evitarás pasar largas horas limpiándola.

Escoge una freidora con controles sencillos

Los mandos de la freidora deben ser intuitivos y aptos para su funcionamiento por cualquier persona. En la actualidad, además de los modelos analógicos, los hay digitales, con temporizadores incluidos, etc. Pero siempre debes escoger un modelo que no sólo pueda ser utilizado por ti, sino por cualquier persona sin experiencia.

Ahora bien, cuando se trata de las freidoras industriales, también es importante conocer su funcionamiento para poder utilizarlas de manera apropiada. A continuación, te mencionaremos algunas sugerencias que también son esenciales si quieres adquirir alguna freidora para tu negocio.

¿Cómo utilizar una freidora industrial?

En primer lugar, para garantizar una larga durabilidad de tu freidora, la limpieza y el mantenimiento deben ser continuos. Además, una revisión anual de cables y conexiones es necesaria para lograr una larga vida de la maquinaria. De lo contrario, es muy probable que la freidora se te dañe fácilmente si no le haces mantenimiento.

Por otro lado, el aceite no debe degradarse mucho, ya que, no cambiar el aceite periódicamente, ocasiona un acabado imperfecto de la fritura, puede afectar al sabor del producto final, y ralentizar el trabajo en la cocina.

Los expertos recomiendan que compremos una freidora industrial con sistemas de filtrado de aceite, aunque sea un poco más cara. De esta forma, los alimentos se fríen mejor, conservan sus aportes nutricionales, el consumo será inferior y la vida útil de la freidora más larga.

Por último, también es recomendable elegir una máquina con grifo para vaciar la cuba de aceite rápidamente y de forma sencilla, y sin cuba de agua.

Como ves, tener una freidora industrial te aportará facilidades y comodidades en la cocina, pero debes saber utilizarlas y mantenerlas apropiadamente, ya que, son electrodomésticos que deben cuidarse para funcionar correctamente y durar muchos años.