El marketing ha evolucionado hasta llegar a crear tipos de publicidad adaptada a la era de la información y el conocimiento interconectado. Repasamos qué es el nuevo término de marketing online llamado Branding, en qué consiste y qué ejemplos podemos encontrar de empresas que funcionan eficientemente en la red.

El Marketing tradicional sigue teniendo un gran impacto entre la sociedad sobre todo la publicidad que encontramos en los medios de comunicación masivos como la televisión, también el marketing directo en carteles, revistas o periódicos. Sin embargo, el marketing ha llegado a otra dimensión a causa de los avances tecnológicos del momento. La cantidad de información, productos y servicios que se manejan en la red es prácticamente ilimitada, lo cual convierte el mundo de Internet en la herramienta de información y comunicación más potente en la actualidad.

Numerosas empresas y negocios venden sus productos y/o servicios desde su página web, y ese es el mejor método de marketing, puesto que es el más eficiente. Normalmente casi todos los tipos de marketing online encuentran la forma de captar y atraer a los clientes potenciales, con el fin de aumentar su popularidad y, en consecuencia, sus ventas. El método más efectivo de que esto ocurra es cuando la empresa crea una imagen para la marca que ayude a alcanzar una mayor popularidad

Branding, el tipo de marketing ideal para cualquier negocio online

Branding está de moda en la red, seguro muchos habréis escuchado este término alguna vez, aunque no seáis conocedores del significado con exactitud. Branding quiere decir, literalmente crear una imagen de marca, es decir, transmitir un mensaje sobre la empresa que se quiere promocionar, incluyendo los productos y los servicios que se ofrecen al cliente. Cualquier empresa puede usar branding como forma de marketing para destacar entre la multitud, independientemente del tipo de producto o servicio que ofrezca al público, como, por ejemplo, esta empresa de sofás de cuero donde puedes encontrar ofertas y promociones tentadoras.

Cabe destacar que la publicidad por si misma no crea una marca. La creación de branding o imagen de marca es un proceso que sucede a lo largo del tiempo a causa del esfuerzo y dedicación continua de comunicar un mensaje que realmente llegue a los consumidores. Lo primero es crear un concepto del negocio, diferenciándolo de los demás competidores. Crear una página web puede ser efectivo, pero debe de ofrecer una serie de servicios que sean de calidad, ya sea por la información proporcionada de manera atractiva, el servicio al cliente o los productos que se ofrecen.

Antiguamente el branding requería el uso de la publicidad, el marketing directo, el mailing, los descuentos, el servicio al cliente y el boca a boca, así como otras técnicas de comunicación. El marketing se ha ido adaptado a las necesidades sociales, las cuales demandan procesos más cortos de publicidad para llegar al mayor número de personas. Cabe mencionar, que la competencia que existe en la actualidad no es la misma que encontrábamos tiempo atrás. Ahora hay muchas empresas de cualquier sector industrial que imaginemos, todas ellas compiten entre sí por destacar mediante todos los medios posibles. La clave es encontrar el marketing más efectivo para el tipo de negocio creado.

El tipo de producto o servicio que se desea promocionar es importante en el sector del marketing, pero lo es aún más los métodos que se usan para promocionarlos. Hay empresas de todo tipo, desde las más pequeñas hasta las más internacionales, puesto que el branding no se mide por las dimensiones de la empresa. Por ejemplo, cualquier empresa de ropa informal, bolsos de piel o sandalias de plataforma puede usar branding como método de marketing online.

La tecnología nos lleva a cambiar los métodos, pero los factores que ayudan a captar a los clientes no han cambiado completamente. Los consumidores siguen demandando empresas en las que puedan confiar, con expectativas de que continuarán existiendo en el futuro en el caso de que ocurra cualquier incidencia. Además, muchos clientes valorar la trayectoria de la empresa para convertirse en consumidores fieles, de este modo, no tienen que cambiar de productor cuando vuelvan a necesitar tal producto o servicio.

El branding no se centra únicamente en la venta de productos y servicios, como ya hemos dicho, sino que existen otros planteamientos donde lo más importante es la venta de información sobre un tema determinado. Por ejemplo, en este portal Guía Jamón podréis encontrar información sobre uno de los alimentos más populares de nuestro país. De este modo también se puede crear la imagen de una marca, en la que no se incita a la venta directa de un producto o servicio determinado, pero se ofrece una gran cantidad de información de calidad para los amantes de este producto. En este caso concreto podemos encontrar incluso numerosas recetas atractivas y novedosas.

Otro ejemplo en el que se combina información y marketing directo de venta es esta guía de sofás cama, donde se puede encontrar información detallada sobre los tipos de sofás y sus características concretas. La página web ofrece un amplio listado de sofás divididos en diferentes estilos, tamaños o precios. Esta empresa ha sabido crear su propia marca especializada en sofás-cama, algo que cada vez se demanda más en hogares donde una cama extra es siempre bienvenida.