La mayoría de los manuales corporativos coinciden en un punto: que tanto el público como el empleado se identifiquen con la empresa. Partiendo de ahí, se puede fortalecer una imagen que proporcionará prestigio y credibilidad al negocio.

Para que el trabajador se identifique con la compañía, lo primero que necesita es sentirse a gusto en el lugar donde desempeña sus funciones. Por eso las infraestructuras deben estar diseñadas para reflejar la personalidad de la empresa.

Algunos estudios demuestran que los espacios de trabajo organizados mejoran el rendimiento laboral de los empleados hasta en un 15%, ya que el área laboral es el lugar donde una persona pasa la mayor parte del día. Esto genera que las empresas sean responsables de dotar a sus empleados de las herramientas necesarias para un buen desempeño.

¿Cómo organizar la empresa?

La idea de organizar los espacios y dotar de equipos las empresas no debe tomarse a la ligera. Si lo que se desea es optimizar la infraestructura, hay que hacerlo con los expertos, pues un mala distribución de los espacios y del uso de mobiliario no acorde con la compañía pueden desencadenar un efecto contrario.

Hay que tener claro que no se puede equipar una oficina de la misma manera que en una institución, o una hostelería bajo el mismo concepto que un comercio. Cada empresa tiene su propia personalidad y va más allá del logo y su misión.

En la actualidad, dar un valor añadido a las organizaciones puede significar la clave para triunfar en el sector. Es ahí donde entra la importancia de hacer bien el interiorismo del local.

En el mercado hay empresas que se dedican a convertir los espacios en lugares óptimos para el desarrollo de las compañías. Si se buscan en la red, se pueden encontrar buenos ejemplos de cómo hacer esto realidad.

Uno de los más sonados y exitosos es Equone. Además del diseño de los espacios, equone proporciona soluciones informáticas, servicio de telecomunicaciones y asistencia técnica para crear ambientes laborales de vanguardia.

Crear oficinas tecnológicas

Cuando se habla de hacer de los espacios de trabajo lugares agradables para que el empleado se sienta a gusto, los expertos también se refieren al uso de la tecnología como un factor importante para mejorar el clima organizacional y promover conductas positivas en los trabajadores.

Estar en un entorno con la tecnología necesaria ayuda a incrementar la productividad de los empleados. Esta es la razón por la que se debe invertir en la más adecuada. En los casos en que la tecnología vaya a ser reemplazada en las oficinas, los especialistas recomiendan pasar por un proceso de adaptación a los nuevos métodos.

Algunas investigaciones sobre innovación y gerencia en España señalan que el 64% de las empresas no sacan el mejor provecho de la tecnología. Esto se debe a que desconocen los beneficios que esta puede aportar a las compañías a la hora de llegar de una manera más directa a sus clientes, y cómo gracias a ella se pueden optimizar los procesos.

Contratar a un proveedor de servicios que conozca todo lo necesario sobre temperatura, iluminación, distribución acorde con los espacios, junto con un equipamiento de primera línea, son los puntos clave para que los puestos de trabajo resulten más favorables y estimulantes.

Mobiliario adecuado a las necesidades del trabajador

El mobiliario que se escoge no solo debe respetar los colores corporativos y estar a tono con la identidad de la empresa, sino que debe cumplir con las necesidades del trabajador y proporcionarle comodidad y versatilidad.

Cuando se habla de proporcionar confort al trabajador, también se refiere a cuidar de su salud. Un espacio mal organizado puede generar un alto grado de estrés, y un mobiliario de mala calidad puede desencadenar enfermedades, como dolores de columna. Las empresas deben cuidar estos detalles.

La razón por la que, en la actualidad, las compañías se dedican a mejorar los espacios es que hay una amplia demanda en el mercado. Los cálculos dan cuenta de que siete de cada diez españoles necesitan mejorar su rendimiento y entorno laboral.

Espacios comunes óptimos

Las empresas se empeñan muchas veces en organizar los puestos de trabajo, pero descuidan las áreas comunes de la infraestructura. Los empleados deben relacionarse entre sí, compartir experiencias en lugares donde se sientan a gusto, pues es una necesidad humana.

En las empresas es necesario aplicar la teoría de los factores, que explica que las personas están influenciadas por dos elementos: la satisfacción y la insatisfacción. Queda de parte de los representantes de una compañía escoger cuál será mejor para la permanencia del negocio a lo largo del tiempo.