Mantener una piscina en casa: cuestión de rutinas

Si hay un objeto que se ha convertido en tendencia una vez han subido las temperaturas han sido las piscinas desmontables, pues nos ofrecen muchas ventajas y pueden ser el complemento perfecto para el descanso, actividades familiares y obviamente para refrescarnos.

La crisis sanitaria a la que se está enfrentando gran parte del mundo ha hecho que se busquen opciones para que, en los meses de más calor, un chapuzón pueda estar garantizado, y a la hora e hablar de piscinas hay algo que no debe faltar nunca ya sea en casa, en la comunidad de vecinos u otros lugares en los que esté instalada, hoy te hablar de piscinas y de robots limpiafondos.

Son muchos los modelos de piscinas desmontables que pueden encontrarse en cualquier tienda online, sin embargo, dependerá mucho del tipo de vivienda cuál será viable instalar y cuál no.

La apertura de piscinas municipales y comunitarias con una normativa más estricta ha hecho que, muchas personas indecisas, se decidan por instalar una en sus viviendas, haciendo de este producto un top ventas en las últimas semanas.

El éxodo hacia los pueblos y zonas rurales

Después de meses confinados, es el verano el que ha abierto la veda de la nueva tendencia de viviendas solicitadas, con algo de terreno y más cercana a la naturaleza.

En este sentido, por lo que empieza a verse, son muchos los interesados en poner un poco de tierra de por medio y alejarse de los centros urbanos para ganar en calidad de vida ahora que, además, parece que el teletrabajo será una alternativa que facilitará incluso la conciliación.

Son este tipo de viviendas las que más se beneficiarán estos dos próximos meses de una instalación de piscina en la que poder hacer que las temperaturas más extremas del verano, sean en realidad más llevaderas.
Al margen de quien apostó por la construcción de una que sea finalmente permanente, los que opten por una desmontable tendrán que también mantenerla como si de una fija se tratase.

4 puntos clave del mantenimiento de una piscina

Ya sea permanente de obra o desmontable (las hay de madera, pvc o incluso hormigón para quienes huyan de las plásticas), son cuatro las claves del mantenimiento para de verdad disfrutar de ellas.

1. Tratamiento del agua: aunque muchos piensan que el agua no debería necesitar mantenimiento, nada más lejos de la realidad. Al margen de las visitas y de los productos de protección solar, son muchas las bacterias que podrían encontrar en el agua templada su lugar perfecto para crear un hábitat. Actualmente hay tratamientos para cualquier tipo de piscina que garantizan la mejor calidad del agua a nivel ph pero también por la propia salubridad de la misma.

2. Limpieza del fondo: pero si hay algo que de verdad se agradece, al margen de un agua cristalina, es un fondo limpio. Por suerte, en la actualidad hay robots limpiafondos que permiten desentenderse de la tarea y garantizan que pisar nunca más será una aventura aparte de ahorrar tiempo y esfuerzo.

3. Desinfección: esa será una de las claves de las piscinas este año, la desinfección continuada que garantice la limpieza extrema. Escalerillas, duchas, zonas de pisada o incluso bordes deberán ser tratados como nunca, con productos mucho más específicos que garanticen la higienización absoluta.

4. Tapados o fundas para el tiempo de no uso: esta es una de las tendencias, sobre todo, para zonas que por la noche baja la temperatura. En zonas del norte y sierras suelen utilizar lonas que permiten no solo que durante la noche la piscina quede protegida de animales sino que la temperatura del agua no baje en demasía.