Foto: Patrick Pleul/dpa-Zentralbild/dpa

Berlín/Potsdam, 8 ago (dpa) – El primer ministro de Brandeburgo, Dietmar Woidke (SPD), pidió hoy un cambio en la política eólica debido a las persistentes protestas contra la construcción de nuevos aerogeneradores.

«La gente debe ser beneficiaria de este cambio en la generación de energía y no víctima», dijo Woidke a dpa.

«Soy consciente de la resistencia a nuevas instalaciones. Se debe a los cambios en el paisaje y a los costos de la energía eléctrica. Por eso esto debe modificarse» añadió.

En su opinión, los costos de la electricidad deberían repartirse de manera equitativa y también distribuirse las cargas concretas que genera la energía eólica o, de lo contrario, ofrecer una compensación por ello.

«En la ciudad se puede hablar relajadamente sobre energía eólica en el campo», dijo Woidke, «pero las instalaciones son una carga para los ciudadanos y las comunas del espacio rural. Por eso, deben poder sacar provecho de eso, por ejemplo, a través de ingresos. No puede ser que los inversores de capital saquen grandes réditos a costa de la población rural».

Debido al fuerte retroceso en la ampliación de la energía eólica, el ministro alemán de Economía, Peter Altmaier, convocó a una reunión de crisis del sector con los estados afectados.

Woidke se enfrenta en septiembre a unas difíciles elecciones parlamentarias regionales.