Tanto tiempo en casa ha propiciado que se hagan limpiezas e incluso que se intente sacar algún beneficio de todos esos objetos que estaban olvidados en rincones inóspitos del trastero, de los maleteros del armario o incluso que, con los días, uno se da tiempo de que no se utilizan.

Hay además, en estos días, un espíritu de colaboración que es probable que perdure y que sirva de nuevo trampolín para compartir conocimiento y permitir que la colaboración ciudadana, en un momento de incertidumbre, se base también en el apoyo social común.

Para ello hay numerosas formas. Desde el clásico papel en el portal, como los que se han visto para ayudar a mayores en época de confinamiento con sus recados hasta profesores que, en las puertas de supermercados, redes sociales o incluso buzones, se ofrecían para ayudar a los que habían cambiado sus hábitos educativos de la noche a la mañana.

La ventaja de la tecnología

En este sentido, internet y la tecnología, al final, acaban dando un paso al frente facilitando las cosas aún más.

Por ejemplo, basta con echar un vistazo a los anuncios en Anunciofrezco para darse cuenta de que hay muchas secciones en las que se puede aportar o buscar apoyo.

Compra venta, búsqueda de pisos de alquiler, habitaciones, traductores, profesores, trabajo… todo se puede encontrar aglutinado en solo un sitio. Eso facilita sobremanera a la hora de ahorrar tiempo porque en los anuncios, clasificados, se encuentra prácticamente lo que se busca.

Atendiendo a las cifras, los últimos dos meses han sido clave para ofrecer nuevos puestos para perfiles que, hasta ahora, apenas pasaban desapercibidos. No obstante, para hacerse a una idea, aunque actualmente la demanda de empleo es mayor, aún existen en redes y en anuncios más de 15000 ofertas buscando trabajadores.

Cuestión de hábitos

Desde que la sociedad española acabara en sus casas, el uso de internet se ha disparado considerablemente.

De hecho, se está creando un nuevo hábito de compra venta online que, hasta ahora, no es que fuera residual pero, sin duda, sí mucho menor.

Las compras online, el ecommerce y la compra venta de segunda mano se ha disparado en soporte digital.

Actualmente, dadas las restricciones también geográficas, los servicios se van a ir transformando hasta ser viables vía online. De hecho, ya se ha visto en actividades como las docentes.

Hay cientos de academias que han aprovechado las opciones de llamadas grupales para poder seguir formando a futuros aspirantes en una oposición, a alumnos de idiomas o incluso los profesores de centros escolares.

“En nuestra plataforma vemos innumerables anuncios que, por ciudades, ofrecen productos y servicios que pueden ser de gran utilidad para quien los necesita. Es una forma de aunar oferta y demanda sin perder la oportunidad de poder hacer que el alcance sea exponencial precisamente por estar online. Es una forma de llegar no solo al barrio sino también a toda la provincia e, incluso, en el territorio nacional” explican desde la empresa.

Los límites han cambiado. Todo pasa ya por el uso del escaparate digital. Es el momento de dar cabida a la búsqueda y ofrecimiento digital.