La belleza, sentirse guapa por dentro y por fuera

La belleza corporal es mucho más que lucir una buena figura. Para sentirse bella cualquier persona tiene que estar realmente a gusto con su cuerpo, y eso incluye tanto la imagen física como el interior.

De nada sirve luchar por alcanzar una figura que se enmarque dentro de los cánones que impone la sociedad si esa persona, especialmente las mujeres, no se siente cómoda con sus hábitos, con su dieta, con su rendimiento físico o con su autoestima.

El primer paso para sentirse guapa, tanto por dentro como por fuera, es garantizar una buena salud, y eso se consigue con hábitos que son sobradamente conocidos, como una dieta completa, equilibrada y saludable, la práctica de ejercicio físico periódico y llevar a cabo una vida activa, alejada del sedentarismo.

Solo así, o fundamentalmente así, se puede conseguir ese objetivo tan ansiado de la belleza. La belleza, al fin y al cabo, debe ser descrita como esa capacidad de proyectar a los demás que una persona se siente realmente cómoda con su cuerpo, tanto desde un punto de vista físico como mental.

En ningún caso se trata de ajustarse a los cánones o los estereotipos que demanda la sociedad, sino alcanzar un correcto equilibrio entre salud física y mental que haga crecer la autoestima y alejar los complejos, teniendo siempre presente que el camino para conseguir esto es garantizar la salud.

Dieta y ejercicio, las claves para reducir los niveles de colesterol

Uno de los indicativos más claros de que una persona se encamina hacia hábitos de vida, especialmente alimenticios, desaconsejables, es el exceso de colesterol. El colesterol es una sustancia cerosa, parecida a la grasa, que se encuentra en todas las células del organismo, pero que en cantidades elevadas puede llegar a producir enfermedades coronarias de relevancia.

Existen dos tipos de colesterol, el malo (LDL), que es el que se acumula en las arterias y las acaba obstruyendo, provocando mayor cansancio, menor rendimiento y generando enfermedades coronarias; y el bueno, el HDL, que es el que ayuda a eliminar el colesterol de las arterias.

Un exceso de colesterol malo está producido por alimentos como los lácteos enteros, los quesos, las carnes rojas, los fiambres y embutidos o la casquería y las visceras. ¿Significa esto que no se pueden comer estos alimentos? No, sino que hay que consumirlos con moderación.

Por supuesto, los alimentos ultraprocesados, los azúcares refinados y la bollería industrial también aumentan los niveles de colesterol, y estos alimentos sí que hay que reducir al máximo su ingesta.

En cualquier caso, existen muchos otros alimentos que ayudan a reducir los niveles de colesterol malo y aumentan las reservas de colesterol bueno. Además, en la industria farmacéutica y parafarmacéutica encontramos productos como Colestia, que ayudan a conseguir este objetovo. El precio de Colestia es de 10,58 euros para el envase de 30 cápsulas en el herbolario online Okira.

Cuando una persona logra reducir sus niveles de colesterol, por norma general, se suele mostrar más activa, ya que sus arterias están más liberadas y la circulación es más fluida. Esto se traduce en un mejor rendimiento físico y en ganancia de autoestima, así como en reducción de peso, pues muchos de los alimentos que producen colesterol son excesivamente calóricos.

La piel, nuestra carta de presentación

A menudo se dice que la sonrisa es el espejo del alma y que una bonita sonrisa es la mejor carta de presentación de una persona ante el mundo. La realidad es que la sonrisa es importante, obviamente, pero no es menos importante cuidar el estado de la piel.

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano. Es la barrera que protege el organismo de los agentes externos, pero a su vez, muestra los efectos perjudiciales cuando algo no funciona bien en el interior.

Son precisamente los agentes externos los que más pueden afectar el estado de la piel, y nuevamente entran aquí en juego los hábitos saludables como una dieta equilibrada y la práctica de ejercicio físico.

Más allá de estos buenos hábitos, los expertos recomiendan usar a diario cremas hidratantes para potenciar este efecto terso y brillante de la piel. Existen muchos productos de este tipo que son saludables para el organismo y para retrasar el envejecimiento, pero si hay que optar por cremas hidratantes corporales recomendadas, la mejor crema hidratante corporal calidad-precio la encontramos en Cosméticos Beauty, un portal especializado en belleza y salud.

La belleza depende de muchos factores, pero lo que más guapa nos hace sentirnos es encontrarnos verdaderamente cómodas con nuestros cuerpos, con nuestro estilo de vida y con nuestra salud física y mental.

Los hábitos saludables son el camino para lograr este objetivo. Con ellos, además de retrasar el envejecimiento y prevenir la aparición de enfermedades, lograremos alcanzar una mayor autoestima y presentarnos ante el mundo con mayor confianza y seguridad.