Cómo desactivar y bloquear funciones para más privacidad

Foto: Patrick Pleul/dpa-mag

(dpa) – Cada vez son más los dispositivos que solo funcionan si se les permite el acceso a Internet. Estos aparatos suelen llevar software de terceros, muchos de los cuales recopilan datos sobre los clientes de manera muy selectiva a fin de generar ingresos.

Según la revista especializada alemana «c’t», esto tiene como consecuencia la tan indeseada filtración y fuga de datos.

Según la publicación, es muy importante que los usuarios se tomen la molestia de leer los menús de configuración de dispositivos, programas, aplicaciones y servicios, y desactivar y bloquear la mayor cantidad posible de funciones. Lo que no es tan fácil, ya que los fabricantes saben cómo ocultar las opciones clave.

Los expertos explican que el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), normativa europea relativa al tratamiento de los datos personales de las personas físicas, garantiza a los usuarios numerosas posibilidades de intervenir de manera ordenada en interés de su privacidad, y señalan que muchas opciones de desactivación son prescritas por el reglamento y probablemente sólo existen debido a esta regulación. Estos son algunos consejos para elegir la configuración de privacidad:

– Windows 10: comprobar las opciones del menú de configuración de privacidad; restringir los permisos de las aplicaciones; utilizar una cuenta local de usuario en lugar de una cuenta de Microsoft; desactivar la búsqueda web en el menú «Inicio».

– Android: configurar el bloqueo del dispositivo; restringir o inhabilitar las sincronizaciones y las copias de seguridad; restringir los permisos de las aplicaciones; prohibir que las aplicaciones de teclado realicen un análisis online de las entradas; comprobar cuidadosamente la configuración de privacidad y de ubicación de Google.

– iOS: crear copias de seguridad en el ordenador; en la configuración de protección de datos, restringir los servicios de localización y el acceso a las aplicaciones.

– Servicios de mensajería instantánea: restringir o desactivar los recibos de lectura; en los servicios que no encriptan los datos por defecto, iniciar sólo chats secretos; comprobar la información pública de perfil y cambiarla si es necesario.

– Navegador: bloquear en lo posible la función de seguimiento; si se desea controlar minuciosamente los contenidos insertados en las páginas de Firefox, Chrome y Edge, lo mejor es hacerlo con la extensión «uMatrix»; en caso de utilizar el navegador asociado a una cuenta, verificar cuidadosamente qué datos son sincronizados.

– Almacenamiento en línea: elegir un servicio que almacene los datos en servidores de Alemania o de otros países de la UE; cifrar los archivos guardados en la nube, al menos aquellos que contengan datos sensibles, y utilizar para ello herramientas como Boxcryptor o Cryptomator.

– Datos sobre el estado físico: Lo ideal sería comprar rastreadores de fitness sin conexión en la nube; para dispositivos vinculados a una cuenta en línea que guarda los datos en la nube del proveedor, crear una cuenta de correo electrónico solo para ese efecto con el fin de dificultar el análisis de la información; no indicar datos personales o la fecha exacta de nacimiento, solo dar información correcta sobre la altura, el peso, el sexo y el año de nacimiento, ya que son los parámetros que hacen posible la evaluación del estado físico.

– macOS: en la sección «Seguridad/Privacidad», restringir el seguimiento de la publicidad y comprobar quién recibe los datos de diagnóstico del sistema; en la misma sección, administrar los derechos de acceso de las aplicaciones; en «Configuración del sistema/Cuentas de Internet», controlar el acceso de los servicios en línea; en «Configuración del sistema», desactivar las sugerencias web de la función de búsqueda Spotlight.

– Smart Home: mantener siempre actualizado el software del fabricante de todos los dispositivos en red; de ser posible, no permitir que los dispositivos interconectados de la red doméstica sean accesibles por reenvío de puertos a través de Internet, sino que se pueda acceder a ellos a través de una red privada virtual (VPN); en el caso de los dispositivos domésticos inteligentes que envían datos, tales como grabaciones de audio, a servidores de Internet, controlar o eliminar periódicamente estas grabaciones en el sitio del proveedor.