Pecho a medida gracias al Dr Óscar Junco

Pese a que la operación más demandada respecto a los pechos sigue siendo la de aumento, también existe un grupo de mujeres que sufre por exceso de volumen en esta zona. La llamada hipertrofia mamaria o gigantomastiaque no sólo puede acarrear problemas estéticos sino de salud, convirtiendo a la mamoplastia reductiva -reducción mamaria- en una cirugía más de necesidad que de capricho.

La hipertrofia mamaria incapacita a la mujer para realizar ejercicio libremente y hasta puede crear situaciones frustrantes como encontrar ropa de su talla o sujetadores estilosos; sin dejar de lado los problemas para relacionarse con los demás, la baja de autoestima y los dolores crónicos a nivel del cuello, hombros y espalda.

No sólo afecta en la edad adulta sino que es frecuente ver ya en la pubertad un desarrollo exagerado de la glándula mamaria que puede incomodar desde edades tempranas a muchas niñas.

Hasta hace poco lo más habitual era reducir el pecho dejando una copa B que es la proporcionada al cuerpo, pero las pacientes observaban que el polo superior de sus pechos se les vaciaba dejando un pecho de talla correcta pero poco proyectado y que su piel no permanecía tan tersa.

Para satisfacer las necesidades y expectativas actuales, acompañamos la cirugía reductiva con la colocación de unos implantes de mayor o menor proyección y volumen dependiendo del resultado deseado, que va a proporcionar un pecho más terso y juvenil.

Al eliminar más cantidad de tejido mamario que con la técnica convencional, el pecho propio no va a pesar tanto por lo que la tendencia natural a caerse por la gravedad será menor. También influye la colocación de los implantes detrás del músculo que van a prolongar en el tiempo el resultado de la cirugía.

La intervención se realiza bajo anestesia general, prolongándose tan solo 30 minutos del tiempo habitual, y las cicatrices resultantes serán exactamente las mismas que en la cirugía de reducción mamaria convencional: una alrededor de la areola, una horizontal en el surco o nacimiento del pecho y una vertical desde la areola al surco, lo que comúnmente se conoce como cicatriz en ”T” invertida.

En cuanto a la recuperación, es posible que haya algo de más dolor debido a la manipulación que se realiza del músculo pectoral para la ubicación de las prótesis, pero cuanta mayor precisión se tenga en el abordaje, menores serán las molestias y más rápida se llevará a cabo la recuperación y la incorporación de la paciente a la rutina diaria.

Sobre Dr. Óscar Junco, cirugía plástica y estética:

El Dr. Óscar Junco Polaino lidera un equipo formado por profesionales altamente cualificados y de reconocido prestigio que trabajan conjuntamente para la mejora de la salud y belleza de sus pacientes manteniendo el equilibrio entre la armonía física, el bienestar y la salud.

La combinación de su experiencia, tecnología y práctica quirúrgica actualizadas convierten al equipo en un referente de eficacia y calidad, logrando los mejores resultados en el marco del prestigioso Hospital CIMA de Barcelona.

El Dr. Junco y su equipo ofrecen una atención totalmente personalizada y una relación directa con los pacientes desde la primera visita que es totalmente gratuita y donde se informará de las soluciones para resolver cada problema.

Especialistas en cirugía mamaria, cirugía estética facial y corporal, tratamientos de medicina estética, rejuvenecimiento facial mínimamente invasivo, dietas de adelgazamiento y cirugía íntima.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies