Sin necesidad de voz para no complicar la vida a los mayores. Esa es la idea de tres emprendedores españoles que han centrado su desarrollo en la capacidad que tienen estos asistentes virtuales para generar recordatorios útiles como la toma de medicación, fechas de citas médicas o incluso que sirven de calendario para que no olviden cumpleaños o cuándo emiten sus programas favoritos.

Tan solo hace falta pulsar el botón que llevaría el usuario como colgante y Alexa o Google Home se activaría para informar de las tareas pendientes para el día, confirmando incluso con el usuario si ha tomado su medicación.

Alice65, el nombre de la solución, sería capaz también con una pulsación prolongada del botón, de contactar con un familiar o persona de apoyo seleccionada enviando un sms de aviso.

“En estos meses pasados, cuando se empezó a hablar de personas mayores que estaban solas, sin asistencia, es cuando se vio la necesidad de buscar soluciones innovadoras para este colectivo. Contacté con Eduardo Fernández, experto en soluciones de lenguaje natural, para desarrollar un piloto basado en Alexa. En solo un mes ya había prototipo” explica Antonio Gil, uno de los fundadores que, junto con su socio, Roberto Rodrigo, fundaron tras 20 años en el sector de la consultoría informática DSP,  empresa de digitalización de pymes con un alto componente de innovación basada en la creación de aplicaciones, uso del lenguaje natural, Internet de las cosas o incluso Inteligencia Artificial.

Gracias a esta tecnología, los mayores dispondrán de un sistema de teleasistencia 24 horas tan solo necesitando un asistente por voz conectado a internet, un botón de asitencia del tamaño de una moneda y un móvil para conectar con el sistema. Además, los familiares o personas de apoyo tendrán disponible una aplicación en la que poder actualizar recordatorios, informes del uso de la solución como el hecho de poder confirmar la toma de medicinas o incluso las veces que se ha necesitado la asistencia.

Alice65 está pensado para usuarios particulares, pero también es una solución perfecta para expandir la cobertura de las CCAA que, en el año 2017, se situó en un 15.8% de población beneficiada a través del IMSERSO. Con este tipo de soluciones, se podría ampliar la cobertura atendiendo a un coste 3 veces inferior a la teleasistencia tradicional gracias a la automatización y empleo de arquitectura en la nube que ofrece costes ajustados y mucha flexibilidad.

“Nuestros planes pasan por hacer la prueba con usuarios reales y luego buscar la financiación para el lanzamiento de nuestra solución a nivel nacional. Creemos que es un proyecto más que interesante también para complementar los servicios de asistencia de las Comunidades Autónomas y queremos buscar también esa vía de colaboración” explican.