Son muchos los elementos eróticos y/o íntimos que, a pesar de estar presentes en la sociedad, no han adquirido una gran popularidad hasta el boom de Cincuenta sombras de Grey. Así lo ejemplifican varios juguetes sexuales, así como el producto en el que ahondaremos a continuación.

Se trata de las bolas chinas, las cuales son recomendadas diariamente por profesionales de la salud que abarcan todo tipo de problemas relacionados principalmente con el suelo pélvico. Es probable que a raíz del éxito de la obra mencionada hayas oído hablar de ellas, pero seguramente no conoces algunos detalles que te sorprenderán.

Así actúan las bolas chinas

En esta Guía definitiva sobre las bolas chinas o bolas asiaticas se describe a la perfección el método de actuación de dichos productos. Básicamente la bola compuesta por silicona apta para usos médicos alberga dentro otra esfera de reducidas dimensiones. Este conjunto es el que se encarga de generar las vibraciones.

¿Cómo? Gracias a los movimientos efectuados por la fémina en cuestión, recibiendo la parte externa del elemento esférico los correspondientes roces. De esta manera el suelo pélvico pasa a ser estimulado dando pie a que sus músculos se ejerciten por medio de contracciones que se llevan a cabo sin que la chica las haga manualmente.

El efecto beneficioso solamente se obtiene con el movimiento, por lo que la mujer tras proceder a la inserción de la bola china es conveniente que no permanezca sentada o tumbada. Solo de esta forma conseguirá que las vibraciones tengan lugar y, por ende, poco a poco los músculos de la zona vayan tonificándose con todo lo positivo que ello conlleva.

Conviene destacar el hecho de que las bolas chinas están disponibles en multitud de pesos distintos teniendo en cuenta las diferentes necesidades de cada chica. Por ejemplo, aquellas principiantes que notan el área considerablemente desentrenada se ven obligadas a iniciar su actividad tonificando el suelo pélvico, acción que precisa de una esfera de considerables dimensiones que, sin embargo, no tenga un peso excesivo.

Tras disponer del tono adecuado llega el momento de incrementar la fuerza muscular. En este caso el tamaño se reducirá notablemente, mientras que el peso deberá aumentar, comprendiendo generalmente un mínimo de unos veinte gramos y un máximo de cien para las más atrevidas que quieren gozar de un suelo pélvico óptimo en todos los sentidos.

La evolución de las bolas asiáticas

Para otorgar los beneficios que proporcionan las bolas chinas, desde su creación, han pasado por una serie de cambios hasta llegar a los modelos que se comercializan hoy en día, haciendo gala algunos de ellos de elementos tecnológicos.

Son diversos los materiales que se emplean para su fabricación, desde la clásica silicona que está presente en la mayoría de unidades distribuidas hasta cristal e incluso metal. En este último caso los modelos se caracterizan por no albergar una bola dentro de la otra, sino que ambas se insertan individualmente y al mismo tiempo con el objetivo de que se efectúen las deseadas contracciones.

Los avances tecnológicos han repercutido muy positivamente en el sector de los productos íntimos, y las bolas asiáticas son un ejemplo inmejorable. Así lo demuestran aquellas que generan la vibración electrónicamente, pudiendo la chica ajustarla en base a su voluntad por medio del control a distancia que se incluye.

Esta evolución ha conllevado que a día de hoy cada fémina tenga la posibilidad de dar con unas bolas chinas que se adapten perfectamente a sus necesidades, logrando así un progreso mucho más acelerado que obtenga como resultado un suelo pélvico cien por cien fortalecido.

Beneficios

Tanto en Asturias como en toda España son innumerables las mujeres que diariamente utilizan sus bolas chinas durante un cuarto de hora aproximadamente, consiguiendo con el boca a boca que sus beneficios vayan siendo conocidos por el resto del país incrementando paulatinamente las ventas del citado producto.

Los beneficios más evidentes son los que hacen referencia a las relaciones sexuales. Los problemas de lubricación son dejados atrás casi por completo gracias a que la vagina, de manera orgánica, se ve capaz de hacerlo por sí misma sin la ayuda de elementos externos.

Fruto de este aspecto las relaciones carnales que tienen lugar en la cama son mucho más placenteras, dando lugar a momentos de clímax inigualables no solo para ellas, sino también para ellos. De hecho, la libido permanecerá en niveles anteriormente inimaginables de los que ambos se aprovecharán en cualquier momento del día.

Más allá del sexo también debe ser destacado otro beneficio muy relevante: la incontinencia urinaria leve es eliminada otorgándole al suelo pélvico la capacidad de retener la orina sin ninguna dificultad. Todo ello convierte a las bolas chinas en un elemento clave para las féminas, siendo recomendado no solo por profesionales de la salud, sino también por sexólogos especializados con una dilatada experiencia a sus espaldas.