Seguramente muchos de nosotros en algún momento de nuestras vidas hemos querido hacer algunas reformas del baño de nuestra casa, siempre suelen surgirnos dudas como por ejemplo ¿cuál es la mejor opción entre las bañeras y los platos de ducha con mampara? Sigue leyendo y así podremos definir cuál es la mejor decisión para nosotros.

Todas las personas tienen gustos distintos, es por ello que cada una debe decidir qué es lo mejor para sí misma. Muchas disfrutan del confort que pueden generar las bañeras y otras se sienten atraídas por los platos de ducha con mampara debido a su capacidad de adaptación cuando no se cuenta con suficiente espacio.

A pesar de que las bañeras han sido por bastante tiempo las “Reinas de nuestro baño”, hoy en día están siendo desplazadas por los platos de ducha y esto no significa que las mismas no tengan ninguna ventaja, porque decir esto sería una completa mentira.

No podemos negar que las bañeras tienen grandes ventajas, una de las más llamativas, es la relajación junto al toque de elegancia que transmiten con solo mirarlas, además de ello, sirven como un espacio para jugar y tener un momento de tranquilidad y relajación, y no menos importante, en muchas ocasiones se usan como contenedor de agua o lavadero.

Motivos por los que se prefieren los platos de ducha

Sin embargo, en la actualidad debido a lo precipitada que suele ser la vida y a la practicidad que se busca dentro de la rutina diaria, es notable la preferencia que existe hacia los  platos de ducha natural, aunado a esto se le pueden sumar las potenciales características que brindan.

  1. Accesibilidad y comodidad

Una de las características más resaltantes es la accesibilidad y la comodidad que permiten tener, ya que se le puede añadir en cualquier rincón, no son necesarios tantos metros para colocar un plato de ducha con su mampara. Aparte existe una gran variedad de formas, desde redondas hasta hexagonales.

    2. Mayor movilidad

También la ducha ofrece rapidez a la hora del baño, mientras que se puede ser más libre y tener mayor movilidad, algo que no se puede decir sobre las bañeras. Además, a la hora de limpiar la ducha, debido al fácil acceso y alcance, se puede simplificar este proceso.

    3. Mayor seguridad

Si eres de las personas que se preocupan por la seguridad de la familia, la ducha resulta ser una de las mejores opciones, ya que se puede instalar de manera que vaya al ras del suelo con antideslizante y que además cuente con barras de apoyo, para así contar con mayor seguridad en el momento del baño, sin la preocupación de que ocurra algún accidente.

Platos de ducha natural, la mejor opción

Nosotros recomendamos que en el momento de realizar las reformas del baño, se deben seleccionar los platos de ducha naturales o de resina (carga mineral), debido a que por ser extraplanos tienen facilidad de acceso, también porque son cálidos al tacto y tras cada limpieza su acabado se conserva.

Los platos de ducha de resina que cuentan con altas cargas de minerales, tienden a ser más fuertes ante impactos; cuentan con tratamientos antideslizantes para evitar caídas y son antibacterianos con la finalidad de proteger en contra  de enfermedades.

Recomendaciones para instalar y limpiar el plato de ducha

Es necesario que antes de instalar un plato de ducha, se hayan tomado previsiones en cuanto al espacio en el que se realizará el montaje y no solo eso, sino que también el plato debe reposar sobre una base lisa, para evitar desniveles. No se debe olvidar calcular la caída del agua, para así evitar inundaciones.

Se debe tomar en cuenta que para la limpieza de un plato de ducha natural, no se deben utilizar productos que contengan alcohol o ácidos, ni estropajos metálicos, porque haciendo esto solo se conseguirá malograr su superficie.

¿Por qué es mejor reemplazar las bañeras por los platos de duchas a la hora de hacer reformas? Simplemente porque se obtiene mayor seguridad, comodidad y practicidad; evitando gastos innecesarios de un recurso de tanta importancia como lo es el agua.