Foto: Florian Schuh/dpa-tmn

(dpa) – Al comprar una tienda de campaña no solo hay que tener en cuenta el tamaño, el peso y el espacio que uno dispone sino también el sitio dónde se va a acampar.

Una carpa debe tener diferentes características y es importante tener en cuenta algunos detalles, según aconseja Michael Rann del servicio técnico alemán Tüv Süd.

Para unas vacaciones familiares junto al lago se necesita más bien una tienda espaciosa, mientras que para hacer excursionismo en las montañas se requiere una tienda liviana, práctica y rápida de montar y desmontar.

Por supuesto, una tienda de campaña debe ser estable y resistente a la intemperie, en otras palabras, debe tener postes flexibles que no se rompan en una tormenta. Además, debe tener al menos cuatro puntos en los que la carpa interior y exterior puedan fijarse al suelo con estacas, recomiendan los expertos de TüV.

Los campistas pueden regirse por una norma DIN para estar seguros de mantenerse secos incluso con fuertes lluvias. Según esta norma, se considera impermeable una tienda de campaña con una columna de agua de 1.300 milímetros. Sin embargo, Rann aconseja elegir una carpa más resistente, con una columna de agua de 3.000 milímetros.

Las paredes laterales de refuerzo unidas al suelo deben tener al menos 15 centímetros de altura para evitar que entre el agua.

Las costuras también deben ser dobles y tienen que estar selladas. Se pueden impermeabilizar periódicamente. Por otra parte, las cremalleras deben tener doble costura y funcionar en ambas direcciones.

El experto también aconseja elegir una tienda de doble pared, ya que la combinación de la tienda interior y exterior ofrece más protección contra la humedad. Para que el aire circule bien debe haber una distancia entre las paredes interiores y exteriores de la carpa.

La tienda necesita al menos dos opciones de ventilación para evitar que en el interior se congestione el aire en días muy cálidos. Una tela interior confeccionada con una mezcla de algodón también asegura un buen clima dentro de la carpa. Asimismo, una tela de gasa delante de las aberturas previene contra el ingreso mosquitos y otros insectos.