Palo Alto, 2 jul (dpa) – El fabricante de coches eléctricos Tesla consiguió el objetivo de fabricar 5.000 unidades del Model 3, su coche más económico, en la última semana de junio, según un mail del propietario de la empresa, Elon Musk, informan hoy medios estadounidenses como el canal CNBC.

En un correo electrónico a sus trabajadores, Musk anunció que se había conseguido el objetivo marcado. En un principio esa meta se tendría que haber logrado a finales de 2017, pero al no ser así Musk fijó como nueva fecha fines de junio.

De haber fracasado, habría sido un revés para el prestigio del empresario y también habría tenido repercusión en la cotización de las acciones. Para ello Tesla introdujo una línea más de montaje bajo una carpa junto a la fábrica en la localidad de Fremont, California.

El propio Musk dormía en la fábrica y supervisaba él mismo la producción del vehículo, que comenzó a fabricarse en julio pasado.

La cuestión clave ahora es saber si Tesla podrá fabricar 5.000 unidades del Model 3 a la semana o si los resultados conseguidos la última semana de junio se debieron a un esfuerzo extraordinario para salvar el prestigio.

Musk señala en su correo electrónico que Testla está «en camino» de fabricar 6.000 vehículos a la semana el próximo mes. «Creo que nos acabamos de convertir en una fábrica de coches de verdad», añadió.

Además también se fabricaron otros 2.000 vehículos de los modelos más antiguos y más caros, el S y el X, «7.000 coches, 7 días», tuiteó Musk el domingo.

El director en Europa de Ford, Steven Armstrong, hizo una comparativa con la producción de su empresa y replicó: «7.000 coches, unas 4 horas».

Tesla recibió unas 500.000 reservas del Model 3, pero se desconoce cuántos de los interesados han perdido la paciencia y no han seguido adelante. Al ritmo actual de fabricación, muchos tendrán que esperar todavía bastante para tener su vehículo.

El Model 3 juega un papel clave para Tesla. Con un precio básico de 35.000 dólares (poco más de 30.000 euros) antes de impuestos y las bonificaciones por tratarse de un vehículo eléctrico, la empresa busca ampliar mercado con coches a un coste más asequible.

A su vez, Tesla necesita generar ingresos tras las inversiones millonarias en el desarrollo y producción del Model 3 y las grandes pérdidas registradas.

Musk está convencido de que Tesla podrá aumentar la producción de forma bastante rápida para no tener que conseguir más capital en el mercado.

Las acciones de Tesla aumentaron en bolsa hoy y hubo momentos que registraron un repunte del cinco por ciento. Muchos inversores especularon la semana pasada con la posibilidad de que al fabricante se le agotase el dinero y apostaron por la caída de la cotización.

La producción del Model 3 ha sido más lenta de lo previsto, sobre todo porque hubo falta de packs de baterías y problemas con el sistema de piloto automático. Musk apostó en un primer momento por máquinas, como hacen el resto de fabricantes, pero tuvo que dar marcha atrás y emplear a más personas. Por ello se tuvo que instalar la carpa fuera de la fábrica para instalar una línea de montaje adicional.

Cuando el Model 3 fue presentando en 2016, Musk estimaba que en la segunda mitad de 2017 fabricaría 100.000 unidades de ese coche. Después esa meta se convirtió en 5.000 unidades en la última semana de diciembre. Sin embargo, en los siete últimos días del año pasado, Tesla fabricó sólo 793 coches del Model 3 y 2.525 en último trimestre de 2017.