Schneider Electric, líder en la transformación digital de la gestión de la energía y la automatización, ha creado su primera Fábrica Inteligente en Filipinas, ubicada en Cavite, transformando digitalmente sus instalaciones aprovechando su arquitectura EcoStruxure.

Schneider Electric empezó a transformar su planta de Cavite en una Fábrica Inteligente en 2017. Integrando EcoStruxureTM Plant and Machine, los procesos locales se optimizan de forma continua, al mismo tiempo que se minimizan los costes energéticos y de producción. Esta innovación también mejora la vida útil, el uso y el mantenimiento de los diferentes equipos utilizados en sus instalaciones, proporcionando una mayor eficiencia operacional end-to-end con un control más dinámico, que redunda en mejores resultados empresariales.

Michael Crozat, Vice President for Philippine Operations de Schneider Electric, asegura: «Decidimos transformar nuestra planta deCavite en una Fábrica Inteligente en 2017 porque queríamos servir mejor a nuestros partners y clientes. Con EcoStruxureTM Plant and Machine, el proceso fue rápido y nos garantizó una certificación global en 2018, dentro del programa Smart Factory. Desde que empezó esta transición, hemos logrado ahorros energéticos de más del 13% y la producción ha crecido un 14% anual. Queremos que EcoStruxureTM sea la solución que usen otras compañías para optimizar sus negocios, al mismo tiempo que desde Schneider Electric seguimos innovando para servir mejor a las industrias».

Con la transformación de la planta de Cavite en una Fábrica Inteligente, Schneider Electric ha proporcionado formación, mejora de las capacidades profesionales y oportunidades de reciclaje a 1.400 empleados de la localidad, para proporcionarles así mejores puestos de trabajo. Este proceso les permitió convertirse en operadores capaces de tomar decisiones efectivas en la planta, en cuanto a posibles errores, irregularidades eléctricas y de temperatura, retrasos en la producción e, incluso, fallos en el equipo.

Cada una de las cuatro instalaciones de Cavite tiene su respectiva sala de formación equipada con realidad virtual (RV), en las que se enseña a los empleados cualquier nueva tecnología. Las nuevas instalaciones motivan aún más a los diferentes equipos, inspirándoles para colaborar, ya que ahora están mejor informados sobre cómo resolver posibles problemas.

Alexandre Vermot, Country President de Schneider Electric Philippines afirma: «Nuestra transición hacia la Fábrica Inteligente es un paso más hacia la transformación de las ciudades, la remodelación de las industrias y la mejora de las vidas de las personas. Nuestra planta de Cavite se ha convertido en un centro de innovación en el que tanto los actuales como los potenciales clientes y partners, gobiernos y universidades pueden experimentar la excelencia operacional, al mismo tiempo aprovechamos el poder de la tecnología con nuestra arquitectura EcoStruxureTM. Esperamos que nuestra adopción sirva como ejemplo de lo que realmente implica sumarse a la transformación digital y cómo puede impactar de forma positiva a las operaciones empresariales y al entorno. A medida que avanzamos en nuestro proceso de Fábrica Inteligente, seguiremos innovando a todos los niveles para garantizar una completa eficiencia, fiabilidad y seguridad».

Otro de los objetivos de Schneider Electric es el de tener cero accidentes en todas sus instalaciones a nivel mundial. En Filipinas, las instalaciones de Cavite de Schneider Electric están a punto de cumplir 4.500 días – más de 12 años – sin accidentes.

Schneider Electric Filipinas, actualmente, produce diferentes variedades de unidades de Sistemas de Alimentación Ininterrumpida (SAI) para uso residencial e industrial. La planta en Cavite se une a los otros ejemplos de Fábrica Inteligente que Schneider Electric tiene en Francia, China, India e Indonesia. Para más información sobre sus fábricas inteligentes y reconocimiento internacional, visitar este enlace.

Las Fábricas del Futuro

Con el rápido crecimiento de la tecnología y de la digitalización, las industrias deben entender el valor de construir o transitar hacia la Fábrica Inteligente. Schneider Electric cree que la transformación digital en toda la cadena de valor industrial es fundamental para ser competitivo a nivel global.

Por definición, las Fábricas Inteligentes permiten la personalización masiva, la mejora de la calidad, la reducción de costes de energía, la excelencia operacional y un cambio de mentalidad en la plantilla.

Una producción más eficiente y rentable y unas necesidades más específicas suponen retos importantes para las fábricas tradicionales a la hora de producir productos más personalizados, que den respuesta a las demandas cada vez más versátiles de distintos sectores. La transformación digital aborda estos retos permitiendo una personalización masiva. Además, ahora que las empresas tienen acceso a las nuevas tecnologías, las fábricas necesitan ofrecer servicios de mayor calidad asociados a esas tecnologías. En este sentido, la digitalización permite abordar nuevos enfoques en los modelos de negocios.

Por otro lado, se prevé que la demanda de electricidad crezca un 200% en 2040; la energía se ha convertido en una parte cada vez más importante de los costes operacionales en las fábricas y cada vez es más importante reducir el impacto medioambiental. La digitalización, que reduce los costes energéticos, puede ser la respuesta a todos estos retos.

Además, las fábricas siguen enfrentándose a fallos aleatorios que entorpecen la continuidad de la producción y, por lo tanto, necesitan soluciones y herramientas digitales que les permitan optimizar sus procesos, identificar los fallos y los riesgos y asegurar la continuidad del negocio, alcanzando así la excelencia operacional.

Finalmente, la transformación digital y la mejora de la cualificación profesional de la plantilla son la clave para un cambio de mentalidad necesario, que ayude a los trabajadores a mejorar y aprender a operar con las nuevas tecnologías.