Llegan las vacaciones de verano y la misma interrogante de todos los años vuelve a comerte la cabeza: ¿playa o montaña?

Uno de los beneficios de vivir en Asturias es que puedes escoger cualquier alternativa sin necesidad de trasladarte a otra región del territorio español, ya que, Asturias tiene tantas opciones de playa como de montaña.

Sin embargo, si estás indeciso, a continuación, te mencionaremos los pros de la playa y de la montaña. Así como también, algunos lugares que no puedes dejar de visitar en Asturias, independientemente de lo que decidas hacer.

¿Por qué escoger la playa?

Ir a la playa es una decisión perfecta si lo que se quiere es encontrar paz y relax absolutos., ya que, la playa nos va a permitir disfrutar como en ningún otro lugar de los beneficios de romper con la rutina y desconectarnos de los problemas.

Además, la relajación que produce estar en la playa y las propiedades terapéuticas del yodo se traducirán en pocas horas en una piel más hidratada y un alivio para quienes sufren de artritis o problemas vasculares.

Por otro lado, nada es más recomendable que ir a la playa para quien tiene el ánimo decaído o problemas respiratorios: está demostrado que nadar es uno de los mejores ejercicios para combatir los estados de depresión o de ansiedad, tan comunes en nuestros tiempos.

Por eso, si decides visitar la playa, te recomendamos estas dos que citamos más abajo:

Playa de Poo, en Llanes

Esta playa de Asturias es un paraíso repleto de maravillas. Allí la arena y el mar apenas se tocan. Rodeadas de verdes praderas, sus aguas están resguardadas entre acantilados, lo que la convierte en un lugar idóneo para que los niños jueguen y se bañen sin peligro alguno. Desde la playa se puede divisar el famoso islote de castro de Poo, una peculiar formación rocosa con forma de barco hundido.

Playa de Vega, Ribadesella

Para los amantes de la naturaleza y de las playas vírgenes, esta playa de Asturias es una maravilla ideal para desconectarse del mundo. Se trata de una playa de más de tres kilómetros rodeada de colinas verdes y salpicada por un mar salvaje.

¿Por qué escoger la montaña?

Visitar sitios de montaña es más idóneo cuando lo que queremos es estar en contacto directo con la naturaleza y respirar aire puro. Por eso visitar sitios montañosos ofrece como resultado una salud tanto física como mental visiblemente fortalecida al término de nuestra estancia en las montañas.

Por otro lado, visitar montañas te ayuda a tonificar y a fortalecer tu cuerpo mediante la práctica de senderismo y al mismo tiempo, estás dándole un buen descanso a tus ojos, puesto que no enfocar la vista y contemplar el horizonte relaja y mejora la visión según investigaciones científicas recientes.

Además, los prados, lagunas y lagos ofrecen a los más pequeños el mejor parque de juegos natural que se puede encontrar. Y los adultos podrán también disfrutar de actividades y deportes de aventura adaptados a su edad, desde el ciclismo y el senderismo al rafting por aguas bravas y parapente.

Así que, si para este verano te decides por la montaña, a continuación, te recomendamos dos de los lugares montañosos más hermosos en Asturias:

Boal

Túmulos y dólmenes, cuevas y castros, un caudaloso río y una presa, casas de indianos, apicultura y feria de la miel, un mundo lleno de contrastes. Así es Boal, marcado por el Navia y su cuenca. Este sitio montañoso de Asturias es uno de los más aclamados de la región, perfecto para contemplar la naturaleza o hacer turismo rural.

Bandujo

Entre valles y montañas, en el centro de Asturias y casi como por arte de magia, la Edad Media sale a tu encuentro en el pueblo de Bandujo, uno de los lugares de origen medieval mejor conservado de todo el entorno rural asturiano. Mucha historia y muchas gentes de paso han visto sus piedras, sus muros, sus montañas, su Torre de Tuñón o la iglesia de Santa María.

Sea lo que sea que escojas, Asturias es un lugar ideal para pasar unas vacaciones de verano inolvidables, bien sea frente al mar o en la montaña.

Soraya Andreina Pérez Mohammed