Subaru apuesta por el modelo eléctrico también en su XV Crossover. Foto: Subaru/dpa-tmn

(dpa) – Subaru sacará al mercado en 2020 dos nuevos vehículos híbridos basados en modelos ya existentes en su gama: por una parte, la quinta generación del todoterreno Forester y, por otra, el crossover compacto XV, ambos bajo la denominación E-Boxer.

Los E-Boxer combinan un motor de cuatro cilindros de 2.0 litros y una potencia de 110 kW/150 CV y un motor eléctrico integrado en la transmisión automática que proporciona 12 kW/17 CV y que incorpora una batería de iones de litio.

Aunque el motor eléctrico del Forester solo puede desplazar el vehículo unos pocos cientos de metros por sí solo y alcanza una velocidad máxima de 40 km/h, ayuda al motor de combustión a acelerar. Subaru afirma que este sistema híbrido ayuda a reducir significativamente el consumo de combustible.

El nuevo Forester, según el fabricante, acelera de 0 a 100 km/h en 11,8 segundos, tiene una velocidad máxima de 188 km/h, un consumo estándar de 6,7 litros, 154 g/km de emisiones de CO2 y su precio en el mercado será de 34.990 euros (unos 38.600 dólares).

Para el nuevo XV híbrido, Subaru cifra la aceleración de 0 a 100 km/h en 10,7 segundos, la velocidad máxima en 193 km/h, el consumo en 6,5 litros y las emisiones de CO2 en 150 g/km. La versión más barata de la gama tendrá un precio de 30.690 euros.

Forester con nuevo motor y nueva carrocería

El concepto E-Boxer, en el caso del XV, se introduce en un coche ya existente, mientras que con el Forester se trata de la quinta generación del modelo, en el que además de la nueva tracción también se renueva la carrocería. El nuevo Forester crece unos pocos centímetros, tanto en longitud como en anchura, y se presenta algo más plano que la generación precedente.

El espacio interior apenas varía, pero el equipamiento está totalmente modernizado. Si las últimas novedades en cuanto a electrónica consisten en vigilar qué ocurre en el exterior del vehículo, ahora también se fijarán en el conductor, por ejemplo con avisos sobre la disminución de la atención durante la conducción.

Además, un sistema de reconocimiento permite registrar hasta cinco conductores distintos, lo que hace posible, por ejemplo, ajustar los asientos y los espejos retrovisores a cada uno de ellos de forma automática.