El asesoramiento y la consultoría es una herramienta útil para optimizar el funcionamiento de una empresa con el fin de mejorar su posición en el mercado. Los empresarios y las personas que lo reclamen pueden aprovecharse de los beneficios de disponer de expertos y profesionales en el sector para guiar y orientar en lo que sea necesario para potenciar el crecimiento del negocio o la empresa.

Las consultorías de negocio y asesorías se han convertido en todo un mecanismo estratégico con el fin de hacer crecer los negocios de una empresa. Una consultoría ofrece multitud de servicios como asesoría fiscal, laboral, contable, auditoría, económica, jurídica, financiera, de negocios, de compra y venta de empresas, de desarrollo internacional, entre otras.

La búsqueda de las empresas por la expansión y crecimiento

Las empresas, con el objetivo de mantener la posición de liderazgo en los mercados, se enfrentan constantemente a un reto que siempre está presente: el crecimiento. La expansión y el crecimiento de una empresa en el mercado financiero suele lograrse mediante una serie de estrategias adecuadas que proporcionen la posibilidad de aumentar los ingresos, garantizar retornos financieros demandados por los accionistas, y métodos competitivos de mercado.

Lo cierto es que dirigir un negocio es todo un arte, ya que conlleva conocer las estrategias que más favorecen a la empresa y saber ponerlas en práctica. La consultoría estratégica responde a esta gran problemática a la que se enfrentan las empresas. El socio de Consultoría de EY en Colombia, Martín Soubelet, afirma que las empresas acuden a este tipo de servicios porque necesitan ponerse al tanto como profesionales de un agente externo que pueda orientarles de una manera eficiente a enfrentarse a cualquier tipo de situación. La razón principal por la que las empresas deciden contratar una consultoría se debe a que el mercado es muy complejo y cambiante, por lo que es todo un desafío comprenderlo y conocer que actuaciones son beneficiosas para la empresa mediante mecanismos estratégicos de actuación. Algunos de los conocimientos que una agencia de consultoría proporciona a las empresas se centra en las coyunturas macroeconómicas, la búsqueda de aliados par unir fuerzas y la apertura de nuevas oficinas como motivación de actuación, entre otras.

La consultoría permite que las empresas construyan un futuro, enlazando proyectos de negocios con ideas y conocimientos sobre los modelos establecidos y el impacto de la tecnología en el mercado. Los empresarios y las personas que buscan asesoramiento especializado en algún tema en concreto suelen estar interesados en enfrentarse a la disrupción digital, a las estrategias para crecer competitivamente, a definir modelos más eficientes, así como métodos de preparación de la fuerza de trabajo. Todo ello enfocado en el crecimiento del negocio en todos los aspectos.

A pesar del objetivo principal de crecimiento económico, la asesoría y consultoría está considerado como un mecanismo que permite a las empresas tener claridad sobre su propio negocio para definir nuevos mercados, lanzar nuevos productos al mercado, reposicionar marcas, etc. Dependiendo de la visión de cada negocio, las estrategias a poner en práctica y los objetivos a alcanzar cambiarán en relación a las expectativas y características de la empresa.

Existen ejemplos de negocios que han conseguido superar por encima de lo que incluso ellos mismos habían asumido, puesto que al depositar confianza y dejar que expertos en la materia te apoyen en lo que necesitas, hay muchas más posibilidades de crecimiento. Esto es el ejemplo de Yamara, la empresa proveedor de motos que se ha convertido en un referente en todo el mundo. Este negocio dio un giro radical cuando comenzó a analizar su funcionamiento con ayuda de asesoramiento y consultoría, llegando a convertirse en una empresa internacional líder en su sector.

La mayoría de los consultores y asesores afirman que las empresas tienen que identificar focos de atención y apostar por la opción más viable para su crecimiento empresarial, de modo que, si se invierte en lo que se debe para alcanzar los objetivos marcados, seguirán manteniendo su statu quo y tendrán la posibilidad de aumentarlo. Es una forma de generar una visión a largo plazo de las expectativas de la empresa previendo las posibles situaciones a las que la empresa se puede enfrentar, adelantándose a esos escenarios y superar cualquier incidencia. No siempre los cambios traen consecuencias negativas, sino que los empresarios deben de aprovechar el conocimiento de esos movimientos en el mercado para traer oportunidades y nuevos retos a su negocio. En el caso de que los afronten en el tiempo adecuado pueden convertirse en una gran ventaja para la empresa; por el contrario, si se dejan pasar, lo más probable es que se conviertan en una amenaza perjudicial para el negocio.

En definitiva, los servicios de consultoría y asesoramiento son una herramienta global que está creciendo como alternativa viable para las empresas que se enfrentan a nuevos retos en este mundo dinámico que está en constante cambio.