(dpa) – La automotriz alemana Mercedes, junto con el Grupo Disney, presentó en la feria de electrónica CES de Las Vegas un prototipo de automóvil inspirado en la exitosa película «Avatar», con el nombre de «Vision AVTR», bajo la perspectiva del respeto por el medio ambiente.

El prototipo «Vision AVTR» de Mercedes es presentado con puertas transparentes. Foto: Daimler AG/dpa-tmn

El jefe de diseño Gorden Wagener explicó que el prototipo de vehículo eléctrico hace hincapié en el uso respetuoso de los recursos y promueve la armonía entre el hombre y la naturaleza, al igual que en la popular película el pueblo Na’vi del planeta Pandora vivía en armonía con la naturaleza.

El AVTR es un vehículo de cuatro plazas con una longitud de más de cinco metros, cuyo perfil describe un arco. Según Wagener, muchos detalles fueron tomados de la naturaleza: los neumáticos en forma de globo recuerdan a los cálices de las flores, y en la parte posterior hay 33 pequeñas piezas móviles que parecen recrear el lomo acorazado de un reptil.

Decenas de miles de luces LED en la carrocería y los neumáticos

Estas piezas móviles, junto a las casi 20.000 luces LED distribuidas por toda la carrocería y los neumáticos, deben servir como medio de comunicación con el exterior del vehículo.

El sistema de dirección también busca similitudes en la naturaleza. Las cuatro ruedas son controladas individualmente y pueden ser dirigidas en direcciones diferentes, ya que el prototipo permite el desplazamiento hacia adelante o hacia atrás, pero también puede moverse lateralmente, como un cangrejo.

El habitáculo se esconde bajo unas puertas transparentes de apertura vertical, como las alas de un insecto. En él no hay volante, pantallas ni monitores, pero cobra vida cuando el conductor pone la mano en el único elemento de control de la consola central; que además permite proyectar contenidos sobre el salpicadero.

Una batería de fantasía

El AVTR está pensado en términos de sostenibilidad. El suelo del vehículo está revestido de ratán. Y la batería utiliza una tecnología de celdas que no contiene metales ni tierras raras. Es por tanto reciclable y compostable. Sin embargo, esta sorprendente batería no existe aún, se trata de una fantasía fruto de la imaginación y el deseo de los diseñadores.