En el ámbito industrial son muchos los instrumentos y herramientas que, aunque a priori pasan un poco desapercibidos, tienen una gran relevancia para el correcto funcionamiento de multitud de procesos. Uno de estos instrumentos es sin duda el sensor de temperaturas, algo tremendamente útil en multitud de industrias diferentes.

Los sensores de temperatura permiten conocer en todo momento la temperatura de cualquier proceso, ya que ofrecen datos de temperatura en procesos industriales que van desde los -200 grados centígrados hasta los 1.800º en el caso de los más potentes. Por fortuna en nuestro país podemos encontrar un sensor de temperatura refrigerante sin demasiada dificultad, como el SRC Sl sensor de temperatura, fabricado por esta empresa vasca que ofrece un servicio de calidad para profesionales y empresas.

Pero, ¿cuál es la utilidad de un sensor de temperaturas?

La utilidad principal de los sensores de temperatura radica en que permite disfrutar de un servicio de control de la temperatura en la industria a través de un sistema automático e informativo para conocer en todo momento la temperatura que se alcanza en un determinado proceso. Esto permite a las empresas alcanzar sus objetivos de regulación y control en todos sus procesos, algo que contribuye a evitar todo tipo de incidentes térmicos y eléctricos.

Aunque cada tipo de industria puede necesitar un tipo diferente de sensor de temperatura, lo importante es contar siempre con un equipo completo de regulación térmica para mejorar la seguridad y la productividad de cualquier planta industrial. 

Tipos de sensores de temperatura

El mercado de los sensores de temperatura se ha diversificado en gran medida en los últimos 20 años y a día de hoy existe una amplia variedad de sensores especializados en diferentes procedimientos de carácter industrial. Existen sensores RTD, sensores termopares, sensores de temperatura mediante infrarrojos y las conocidas como cañas pirométricas. Todos ellos cuentan con una gran precisión en el cálculo de la temperatura y permiten a las empresas disfrutar de una medición estable y de calidad, pero ¿cuáles son sus características más importantes?

Sensores de resistencia RTD

Este tipo de sensores es el sensor de temperatura por excelencia por tratarse del más habitual en todo tipo de empresas. Ha llegado a ser tan popular debido a que sigue siendo el más recomendado por su relación calidad-precio y porque su funcionamiento es preciso y duradero. Este tipo de sensores cuenta con la posibilidad de ser adquirido por catálogo pero también existe la posibilidad de comprarlo bajo las indicaciones específicas que la propia empresa quiera darle al sensor.

Sensores termopares

Este tipo de sensor de temperatura cuenta con diferentes variantes como el termopar encamisado o el termopar específico para la industria plástica, pero su funcionamiento sigue un mismo patrón en todos los casos. Este sensor está formado por dos tipos de metal distintos que se unen por un extremo. Esto causa una tensión entre ambos que varía cuando lo hace la temperatura, ofreciendo el dato de temperatura de forma inmediata.

Sensores de temperaturas infrarrojos

Tal y como su propio nombre indica este tipo de sensores de temperatura funciona a través de un sistema de rayos infrarrojos de gran precisión que resulta tremendamente útil para cuando se hace necesario medir la temperatura en materiales u objetivos en movimientos o que resultan inaccesibles a otros sistemas de medición. Al igual que otros sistemas cuenta con múltiples variantes pero sin duda destaca por la sencillez a la hora de comprender su funcionamiento y puesta en marcha. 

Cañas pirométricas

Es el tipo de sensor que puede llegar a medir un rango más amplio de temperaturas y por ello es uno de los que están adquiriendo mayor relevancia en los últimos años. Están indicados para ser usados en todo tipo de procesos industriales pero sobre todo en la fundición de metales no férricos. Tienen un proceso de fabricación muy medido y calculado, puesto que están compuestos de diferentes recubrimientos, baños de galvanizado, baños de tratamientos de temperatura así como quemadores, entre otros.

Como se puede apreciar, en la actualidad cualquier tipo de industria puede tener acceso al sensor de temperatura que mejor responda a sus necesidades de fabricación. La existencia de un potente mercado de sensores de temperatura entre los que elegir facilita sin duda cualquier tipo de actividad industrial o empresarial a día de hoy.