Las alfombras son un estupendo complemento decorativo para cualquier estancia del hogar. Los salones principales suelen lucir hermosos, pero si nos centramos en los dormitorios de nuestros pequeños hijos, éstas llegan a jugar un papel mucho más importante, ya que no solo se trata del aspecto estético, sino también de la practicidad y la seguridad. 

En este caso, el mercado se ha encargado de hacer la tarea por nosotros al presentarnos una gran variedad de alternativas para escoger. Por ejemplo, las alfombras infantiles Ikea son económicas, de calidad, duraderas y fabricadas con materiales de altos estándares. Todo con el propósito de brindar confort y estilo a los espacios dedicados al esparcimiento y descanso de los más pequeños del hogar. 

Entre las características más resaltantes de estos tapetes se encuentra la ergonomía y la estética. Todas ellas logran adaptarse a las necesidades más apremiantes de los niños, así como a los diferentes estilos decorativos infantiles. 

Hay que confesar que será un poco difícil el proceso de selección de las alfombras al haber tantos diseños coloridos y hermosos. Todo partirá de la temática, colores y texturas que quieras imponer en la habitación de tu hijo. 

Contar con alfombras infantiles lavables es otra característica que no puede faltar a la hora de elegir la más adecuada para el dormitorio de tu pequeño, ya que es común que ellos jueguen y hagan una gran cantidad de actividades sobre éstas, y la higiene es una premisa que no puede ser ignorada bajo ninguna circunstancia. Además, son frecuentes los accidentes, derramar un zumo o un tazón de leche podrá ser la norma, y la alfombra debe estar preparada para todos esos envites cotidianos. 

Ventajas de las alfombras infantiles

Si ya tienes una, lo más seguro es que te sientas super contenta y agradecida con el toque de estilo personal que las alfombras infantiles Amazon son capaces de aportar al ambiente de una habitación para niños. Pero además, es necesario conocer de primera mano todas las ventajas que involucra tener una en estas estancias. 

División de espacios

Ésta es una ventaja notoria y especial, ya que las alfombras te permitirán dividir las zonas del dormitorio del niño. Podrás establecer una diferencia entre el espacio para jugar y el que estará destinado al descanso. Incluso, una idea ingeniosa puede ser tener una pequeña al lado de la cama, y otra más grande y divertida para revestir la zona de entretenimiento y juego. 

Protege la salud de tu peque

Contrariamente a lo que muchos puedan pensar, las alfombras no son acumuladoras de polvo. Los materiales con los que están fabricadas hoy en día permiten que su mantenimiento sea muy sencillo y sirvan como una barrera protectora para que los niños no entren en contacto directo con el suelo.

Ellos suelen jugar descalzos, así que será lo más conveniente, sobre todo porque la superficie, por lo general, suele ser fría. En cambio, una alfombra siempre se encuentra a una temperatura adecuada. Entre tanto, la mejor recomendación que podemos hacer en este caso, es elegir una que sea más gruesa, cálida y esponjosa. 

Fácil mantenimiento

De alguna manera ya lo hemos mencionado, así que lo que falta por indicar en este apartado, es que la mayoría de los modelos disponibles en la actualidad son muy fáciles de limpiar. Bastará con aspirar, por lo menos una vez a la semana, para eliminar la suciedad exterior que se haya acumulado. Además, es preciso recalcar que las alfombras son lavables, así que puedes meterlas en tu lavadora sin ningún problema y secarlas al sol o en una secadora automática. 

Punto focal de decoración

Sus estupendos diseños, texturas y colores, las convierten en una excelente opción para darle estilo y personalidad a la habitación de tu pequeño. Los detalles de dibujos animados y personajes de las películas más famosas no pueden faltar entre las opciones de mayor demanda. Son una herramienta esencial para el descanso, la diversión, el confort y la seguridad de tu hijo.