Lámparas de pie: el complemento estrella de esta temporada

Ocupan poco espacio, crean atmósferas únicas y no requieren instalación. Los nuevos diseños combinan funcionalidad, buen gusto y eficiencia, con materiales originales que se adaptan a todos los estilos decorativos. En este artículo, algunas recomendaciones para comprar lámparas de pie.

Pocos elementos decorativos conjugan tan bien funcionalidad y aporte estético. Las lámparas de pie son capaces de levantar cualquier rincón, brindar luz allí donde se la necesita y ser el ornamento perfecto para completar una composición, ya sea de salón, dormitorio u oficina.

Pero además, no ocupan demasiado espacio ni requieren instalación: bastará un enchufe cerca para que las lámparas de pie puedan generar una verdadera transformación en cualquier ambiente.

Entre las tendencias de diseño 2020, las lámparas de pie ocupan un merecido y destacado lugar. Diseños originales, gran diversidad de materiales y colores, tecnología eficiente y precios muy asequible: no se puede pedir más a un complemento de decoración imprescindible en cualquier espacio.

Bronce, terciopelo o ratán: en la variedad está el gusto

Uno de los aspectos que caracteriza las nuevas tendencias a la hora de comprar lámparas de pie, es la gran variedad de materiales disponibles.

Aunque los modelos clásicos siempre seguirán vigentes, los fabricantes han incorporado materias primas muy originales en los nuevos diseños, para dotar de personalidad y acabados únicos a cada lámpara.

Un ejemplo de ello, es la lámpara de pie “Flauta” de Interfan, con estructura de metal negro y ratán en color gris oscuro. La pantalla interior de tela en color blanco crear un conjunto rústico único.

El terciopelo es otro de los materiales que ha venido a hacer su aporte. La marca Globoluz, por ejemplo, ha lanzado una lámpara de pie con estructura de metal y tres pequeñas tulipas de terciopelo en colores rojo, azul y plata. El interior de las mismas tiene acabado en oro por lo que refleja la luz de una manera espectacular.

El bronce es otro de los favoritos 2020. Aquí la variedad es grande, ya que se puede adaptar a diseños antiguos, vintage o muy modernos, dependiendo del tratamiento que se le dé y los otros materiales con que se combine.

Diseños vintage y modernos 

Lo antiguo y lo futurista se combinan en partes iguales entre las tendencias de lámparas de pie 2020.

Los modelos vintage apuestan a pies en trípode y formas esféricas en cromo o bronce envejecido. Los cuerpos y cabezales articulados, además de ser muy útiles, también brindan un aire antiguo a las piezas.

Entre lo moderno y futurista, encontramos materiales como el cromo y el níquel y el protagonismo del color blanco. Diseños en espiral, con pantallas múltiples o forma de cisne, también se destacan entre los modelos más actuales.

De acuerdo a las líneas de algunos diseñadores de interiores, puede resultar interesante combinar vintage y moderno en un mismo ambiente, jugando con el contraste y las formas. Por ejemplo, una lámpara de pie minimalista entre muebles rústicos o una lámpara de ratán entre las líneas blancas o de metal del mobiliario moderno.

¿Qué tipos de lámparas de pie LED existen?

La tecnología LED es la más eficiente del mercado, su consumo es realmente bajo y se agradece con la llegada de cada factura de electricidad. Además del ahorro energético, no suponen emisión de calor, por lo que su uso en verano no aumentará la temperatura de los ambientes.

Entre las opciones de lámparas de pie LED del mercado, las principales opciones son:

  • Lámparas de pie con pantalla de tipo tambor.

Esto ocurre cuando la apertura es la misma por arriba y por debajo de donde se encuentra la bombilla. Son más bien anchas y consiguen una luz íntima y ambiental.

  • Lámparas de pie con pantalla de tipo cónico.

En este caso, la base es más ancha y la parte superior más estrecha. De esta forma, la luz se dirige mayormente hacia abajo. Es un estilo perfecto para compañar composiciones  más tradicionales o rústicas.

  • Lámparas de pie con cabezal flexible.

Se trata de un diseño muy funcional, que permite oriental el flijo de luz allí donde sea necesario. El cabezal flexible puede ser muy útil para un rincón de lectura o para destacar un objeto decorativo u obra de arte.

El mantenimiento es muy sencillo

Las lámparas de pie piden poco y dan mucho. Su limpieza ocasional es muy sencilla, sólo necesitamos paños húmedos o secos y aspiradora de mano, dependiendo del material con el que estén fabricadas.

El objetivo de esta limpieza es retirar las partículas de polvo para prolongar la vida útil del artefacto así como generar una mayor calidad de iluminación. Es importante desenchufarlo antes de comenzar a limpiar.

Para los tejidos, es conveniente usar una aspiradora de mano en potencia baja y si tiene un accesorio de cerdas suaves, mejor aún. También pueden aplicarse limpiadores en seco. Si la pantalla está elaborada con materiales como papel o pergamino, deberá usarse una esponja o bayeta limpia húmeda.

Para el resto de los materiales, como matera y metales, puede aplicarse un paño seco o levemente húmedo.

Mucho más que iluminación

No existe un catálogo ni revista de decoración donde las lámparas no tengan su protagonismo. Y es que, tal como advertimos anteriormente, las lámparas de pie e incluso las de techo y pared, son mucho más que un artefacto de iluminación.

Actualmente las tiendas online permiten acceder a un inventario casi infinito de opciones a la hora de comprar lámparas de pie, con precios asequibles y modelos para todos los gustos. Sin dudas, algún rincón de la casa o la oficina, está pidiendo a gritos alguna de estas preciosas lámparas.