(dpa) – En ocasiones hay zonas sin brillo en un suelo de parqué y se pueden intentar pulir con una bayeta de microfibra. Pero si con ello no se consigue el resultado deseado, se puede recurrir a un poco de pasta de dientes y frotarla sin usar agua en el lugar señalado, según aconseja la Academia DIY.

Foto: Jens Kalaene/zb/dpa

Es importante frotar hasta que no quede pasta de dientes y ésta no debe secarse sobre el parqué.

Si este método no llegara a ser suficiente para dar un ligero brillo a esa zona opaca, debería recurrirse al lijado. Con un papel de lija o un estropajo de fregar se puede frotar sobre la zona sin ejercer demasiada presión, señalan los expertos. Después se puede acabar el pulido con laca transparente o empleando una laca de uñas transparente.