Foto: Robert Günther/dpa-tmn/dpa

(dpa) – Los usuarios de Windows 10 que dispongan de un disco duro de capacidad limitada deben saber que la próxima actualización del sistema operativo de Microsoft requiera disponer de al menos 32 gigabytes de memoria libre.

La próxima actualización (versión 1903) de Windows 10 va a ser lanzada durante el mes de mayo y los hasta ahora 16 gigas de memoria disponibles exigidos para la instalación se duplican.

Los usuarios con menos espacio en su disco duro, o en unidades SSD o eMMC, no podrán instalar la actualización. Windows avisará de la incidencia y se mantendrá la versión existente.

Esto probablemente afectará a los propietarios de portátiles más económicos que solo instalaron una eMMC, más limitada, como unidad de almacenamiento en su dispositivo.

Como alternativa, siempre pueden borrar programas o datos para liberar espacio, pero sería más conveniente comprar una tarjeta SD, si se dispone de ranura para leerla y dejarla allí como una expansión de memoria. Por menos de 40 euros se puede incrementar la memoria en unos 128 gigas.

Los propietarios de ordenadores de sobremesa y portátiles con un disco duro o un SSD más completo también tienen estas opciones. Estos dos tipos de unidades no están instalados de forma fija y pueden intercambiarse fácilmente por otros de mayor capacidad.

La actualización de Windows 10 a la versión 1903 se distribuirá probablemente a finales de mayo.