Europa lleva años estando de moda. Más allá de las ventajas de poder viajar sin pasaporte por la Unión Europea para los ciudadanos miembros y de las ofertas que lanzan aerolíneas de bajo coste, los destinos que se pueden descubrir en el Viejo Continente hablan, sobre todo, de su historia, de su presente y de cómo quieren ir dando el paso hacia el futuro.

Y para conocerlos, existe una opción de hacerse con la asistencia de un profesional del turismo que, mediante la conocida fórmula de free tour, hace una visita guiada, a pie, por el centro de las principales capitales.

¿Cuáles serán las capitales visitables este invierno? Los amantes de la aventura, del frío y de la cultura tienen dos citas: Berlín y Cracovia. De hecho, pueden ser perfectas para una escapada conjunta de tan solo una semana.

¿Merece la pena un free tour en Berlín?

Quien no haya estado en Berlín es porque no quiere descubrir una de las ciudades más cosmopolitas, libres y reinventadas del continente europeo.

Tras quedar devastada tras la II Guerra Mundial y vivir durante una época dividida por un muro que a tan solo metros marcaba unas diferencias culturales, políticas y económicas nunca imaginadas antes, Berlín ha vuelto a renacer de sus cenizas para mostrar su mejor apuesta de futuro.

Seguir un free tour en Berlín es clave para entenderlo. Desde la Isla de los Museos, pasando por la Torre de la Televisión, el Monumento al Holocausto o la Puerta de Brandemburgo, sin olvidar el Muro o el Checkpoint Charlie.

Gracias a las indicaciones de los guías, un paseo por las fachadas de los monumentos más emblemáticos se convierte en una verdadera clase de historia. Desde Unter den Linden se articulan algunas de sus visitas y llevarán a mostrar desde la Alexanderplatz hasta la Catedral de Berlín, sin olvidar de fondo el Parlamento o incluso el Museo de Pérgamo.

El poder recorrer con explicaciones todos sus hitos gracias a la oferta de free tours de la capital germana es un placer al que cada vez se apunta más gente para, después, ofrecer la voluntad a los jóvenes que se aventuran a mostrar lo mejor de sus calles a quienes apuestan por hacer turismo por ellas.

De Berlín a Cracovia con las lowcost: por menos de 20€

Conseguir una buena conexión entre Berlín y Cracovia es cada vez más sencillo gracias a las conexiones directas que ofrecen aerolíneas de bajo coste.

De hecho, mientras que Varsovia solía ser una de las principales atracciones desde la capital alemana, el trono empieza a cedérselo a la segunda ciudad más importante de Polonia.

En ella, más allá de disfrutar también de los free tours para descubrir sus principales monumentos, entre los que se encuentra el Castillo Real, su Plaza Mayor (como en el caso de Varsovia, llena de terrazas dispuestas a agasajar a los turistas con sus platos más típicos), o el Barrio Judío, también sirve de destino base para quienes se quieren acercar aún más a la historia de los campos de concentración nazis, con Auschwitz a la cabeza.

Un pack de ciudades que, gracias a su ligada historia, muestran de nuevo la esperanza de volver a reinventarse y mirar al futuro sin dejar de lado de dónde vienen.