La masoterapia, los masajes, se considera como la primera técnica terapéutica inventada por el ser humano. Las diferentes civilizaciones que han poblado la Tierra hacen uso de los masajes desde hace milenios.

Ya en el Antiguo Egipto hay documentos gráficos que muestran la práctica de este arte milenario, pero no solo a orillas del Nilo los seres humanos acudían a los masajes para mejorar su estado de salud, también en Oriente se conocen desde hace siglos estas prácticas, pues hay documentos en China que así lo atestiguan de hace miles de años. Desde entonces y hasta la fecha, prácticamente todas las civilizaciones han hecho uso de la masoterapia.

No obstante, no fue solo hasta hace unas décadas cuando la actividad, digamos, se profesionalizó. En la actualidad encontramos clínicas de salud especializadas en este tipo de tratamientos, pero también otros centros más dedicados a la belleza y, por último, centros más asociados al placer.

Y esto es así porque existen masajes de diferentes tipologías. Los más habituales son los más enfocados hacia la parcela de salud o la deportiva, que son útiles para la relajación y descargar puntos de tensión, además de ayudar a tener un mejor rendimiento deportivo; pero cada vez son más frecuentes los masajes eróticos o sensuales, que persiguen no solo la relajación y la salud, sino también la excitación. Hoy os comentamos algunos datos interesantes sobre los masajes eróticos.

Qué son y qué diferencian los masajes eróticos de otros masajes

Como hemos mencionado, existen los masajes terapéuticos, que son los destinados a tratar dolencias y patologías. Están también los masajes relajantes, que son los que se aplican en spas y centros de belleza. Esta tipología tiene de particular que son tratamientos suaves y en ocasiones son complementados con accesorios que ayudan a la persona que los recibe a desconectar y hallar momentos de paz y relajación.

Ya en tercer lugar encontramos los masajes eróticos, que pueden ser aplicados tanto por prfesionales como de manera amateur, únicamente por gusto y para experimentar. La particularidad es que con este grupo de caricias, tocamientos y masajes suaves y estimulantes se potencian áreas erógenas para crear deseo sexual.

Los masajes eróticos resultan tan exitosos porque en muchas culturas el sexo sigue siendo un elmento tabú. Aunque los masajes de este corte no son exactamente sexo sí incluyen caricias en zonas estimulantes del cuerpo.

En una sociedad sometida a tanto estrés como es la que vivimos hoy en día, estos masajes proporcionan un triple efecto: relajación mental y física y estimulación. Si se realizan de manera correcta, el organismo libera mucha serotonina, la denominada hormona de la felicidad, lo que supone un aumento en el estado de ánimo.

Con este tipo de masajes, si se realizan en pareja o con una persona especial, las sensaciones positivas no son solo para la persona que recibe el masaje, sino que ambos disfrutan y acercan su vínculo emocional.

¿Cuántos tipos de masajes existen?

Son muchas las variantes que existen de esta disciplina, el arte de los masajes con una finalidad sensual y más erótica, pero los más conocidos quizás sean los masajes tántricos.

De los masajes tántricos se puede decir que son los masajes eróticos por excelencia y el que se practica entre las parejas con mayor asiduidad. Es una disciplina ancestral de origen budista con la que no solo se busca el placer sexual, sino que abarca el aspecto mental y espiritual. El objetivo con esta práctica no es solo estimular a la persona que lo recibe, sino alcanzar la relajación completa mediante estas sensaciones placenteras.

En todas las ciudades existen centros especializados en estos tratamientos. En ArtMassage, por ejemplo, son especialistas en masajes eróticos en Madrid, sobre todo en el masaje tántrico para hombres. Los masajes tantra son sensiblemente diferentes entre hombres y mujeres, pues las zonas erógenas a estimular no son las mismas.

Si en cambio nos desplazamos hasta la Ciudad Condal, podemos acudir a Gerard Ribo, un profesional del masaje erótico para mujeres. En la capital catalana, este centro es de los más destacados en el masaje tántrico para mujeres en Barcelona. En la filosofía tántrica, el masaje yoni es aquel que centra su atención en el órgano sexual femenino, intentando alcanzar la excitación y despertar las emociones y el bienestar general.

El masaje yoni es diferente del masaje erótico lingam, que está más enfocado hacia los hombres y lo que busca es estimular las zonas erógenas masculinas. Nuevamente en ArtMassahe son especialisas en el masaje sensitivo para hombres y entre sus servicios ofrecen la posibilidad de realizar masaje a hotel o domicilio.

Otro tipo de masaje muy conocido es el masaje a cuatro manos. Es una tipología muy demandada por los usuarios y lo particular de esta práctica es que la persona que recibe el masaje lo hace a través de dos personas diferentes, a cuatro manos. En todos los casos es necesario la concentración y el control de la respiración por parte del paciente, si bien con esta práctica esto es más acusado.

Otro modo de diferenciar los masajes eróticos es mediante los productos a utilizar. Así, encontramos el masaje nuru, que se debe al aceite con el cual se lleva a cabo. El aceite de nuru es una sustancia viscosa que se realiza con el alga marina Sphaerotrichia divaricata y que resulta muy resbaladiza, ideal para untar sobre cuerpos desnudos. Este tipo de masajes está indicado especialmente para parejas, pues se basa en el contacto de los cuerpos y la capacidad de los mismos para deslizarse y moverse con el fin de conectarse.

El masaje nuru guarda mucha relación con el masaje tailandés, en el que dos personas han de frotar sus cuerpos para buscar la excitación. En el masaje tailandés normalmente son ellas quienes frotan su cuerpo sobre el cuerpo del hombre o de otra mujer.

Un último tipo de masajes eróticos es el turco. Resulta muy original porque la persona que lo recibe está atada. Es una forma muy sensual de recibir un masaje y es muy popular pues la sensación de excitación al mostrarse incapaz de liberarse de las ataduras es muy elevada.