El baño es un espacio esencial dentro del hogar, ya que, representa un lugar de intimidad, relajación e incluso desconexión que se utiliza todos los días.  Por lo tanto, es importante que cada detalle de su diseño y estructura se adapte perfectamente a la personalidad y a los requerimientos específicos de las personas.

En este sentido, escoger una bañera o un plato de ducha también dependerá de la cantidad de personas que habiten en casa e incluso si hay o no hay menores de edad dentro de la vivienda. Y si hablamos del diseño interior, ser soltero o vivir en pareja también hace una diferencia importante.

A continuación, te mencionaremos algunas sugerencias sobre cómo acondicionar tu baño si eres soltero, tienes pareja o si vives en familia:

El baño ideal para familias

Hay hogares en los que conviven distintas generaciones de una misma familia, cada una con sus necesidades y horarios. En estos casos, un diseño que permita usar cada uno de los elementos del baño por separado es lo que mejor funciona, ya que, permite el uso simultáneo de los equipamientos por diferentes personas.

Las mamparas traslúcidas, pero con acabados matizados son la herramienta ideal para esta distribución compartimentada: son visualmente más ligeras que los tabiques convencionales y permiten el paso de la luz preservando la intimidad.

Si tienes niños en casa, probablemente la mejor opción sea tener un baño espacioso y con bañera, puesto que los niños pequeños disfrutan mucho más el baño y aprecian más la importancia del aseo personal cuando se les da la oportunidad de utilizar una bañera en la que incluso puedan pasar un buen rato, jugar y relajarse mientras se asean. Eso sí, siempre es importante utilizar alfombras anti resbalantes para evitar caídas.

El baño ideal para parejas

La fórmula para una tranquila vida en pareja pasa por planificar un baño de uso compartido en el que ninguno invada el espacio del otro. Con este objetivo, lo mejor es diferenciar claramente las áreas de uso –zona de cortesía, de aguas y de sanitarios– y, si el espacio lo permite, duplicar los equipamientos: dos lavabos independientes y una cabina de ducha doble con entrada por ambos lados.

En estos casos, un plato de ducha es la opción más práctica y cómoda pero la bañera tampoco es mala idea. Todo depende del tiempo que tenga la pareja para dedicarse cada cierto tiempo a la limpieza de los baños, ya que, un plato de ducha es mucho más fácil de limpiar que una bañera.

El baño ideal para solteros

Si se trata de personas solteras, lo único que debe imperar sobre cualquier otro factor es la palabra: comodidad. Así que, si se trata de acondicionar un baño para solteros, lo más recomendable es colocar cada elemento de manera tal que la persona pueda tener todo a mano de forma rápida.

Los baños de solteros deben ser prácticos en lugar de demasiado ostentosos. Por lo tanto, la mejor opción siempre será tener un plato de ducha en lugar de una bañera.

Soraya Andreina Pérez Mohammed