A lo largo de estos casi dos meses de confinamiento, la población ha tenido que buscar sus propios recursos para disfrutar, en la medida de lo posible de esa obligación de permanecer en sus domicilios. Balcones, terrazas, patios y/o jardines han visto un uso como nunca han tenido.

Desde hace unos pocos días, parece que la urgencia sanitaria empieza a remitir y el Gobierno ha puesto en marcha medidas de desconfinamiento de la población que, hoy por hoy, apenas consisten en paseos de diferentes franjas de la población y salidas para hacer deporte. Esto quiere decir que, por ahora, el confinamiento continúa para gran parte de la población y es muy posible que llegue el otoño para verlo realizado en gran parte, pero no en su totalidad.

Las posibilidades de un baño en playas o piscinas

Como decimos, el plan de desconfinamiento de la población apenas ha echado a andar. Por ahora se centra en las salidas en breves espacios de tiempo de la población y la apertura, con muchas precauciones, de otros comercios aparte de los relacionados con los servicios básicos.

A excepción de cuatro islas, España sigue confinada. Se han establecido una serie de fases, en donde se pueden producir nuevos avances, en la medida que las estadísticas de nuevos contagios suban, lo cual provocaría tener que volver a confinar de nuevo a la población. Pero, si los datos siguen bajando, como hasta ahora, hasta la entrada de la fase 3 (alrededor del 8 de junio) no será posible que las personas que vivan en una provincia costera puedan acercarse a las playas de este límite territorial. Y esto se hará también teniendo en cuenta una serie de medidas de seguridad que se harán públicas en su momento y que estarán destinadas a evitar la masificación. En definitiva, no todos podrán ir a la playa.

Las piscinas no tienen fechas

Al contrario que las playas, en donde se puede establecer una fecha en la que sea posible acudir, en las piscinas públicas la cosa no está tan clara, porque no se han mencionado en ningún momento dentro de algunas de las fases de desconfinamiento. Está claro que el cloro de las piscinas en un producto desinfectante, pero la duda radica en el uso de instalaciones comunes a todas las personas, como los vestuarios o los baños.

Y esto es lo que más dudas provoca. Como referencia diremos que, en la apertura de las terrazas de los bares prevista para dentro de unos días, se deshabilita el uso de los baños de los locales, que solo se podrán utilizar en caso de emergencia. Si llevamos esta limitación a las piscinas, vemos que el no poder utilizar vestuarios o baños pueden hacer inviable su apertura.

Mientras, el verano se acerca

Con todas estas limitaciones, vemos que el próximo verano no es demasiado prometedor para tomar un baño refrescante en una playa o en una piscina pública; y, cuando ello sea posible, va a haber una gran limitación de aforo de las playas. Y las temperaturas empiezan ya a subir.

¿Cómo podremos refrescarnos este verano? 

Como puede verse, llega el calor y no está demasiado claro cómo vamos a poder refrescarnos. Es el momento de retomar el inicio de este artículo. Y es que, a lo largo de estos más de 50 días de confinamiento, los ciudadanos han descubierto las posibilidades de sus espacios exteriores, por mínimos que ellos sean. Desde ventanas que permitían tomar unos rallos de sol, hasta mesas para hacer el aperitivo los festivos en terrazas mínimas.

Pero aún es posible evolucionar más. Aunque es evidente que hay espacios exteriores que no permiten esta posibilidad, sí que hay muchos espacios en donde poder instalar una piscina y disfrutar de un baño refrescante en cualquier momento, sin necesidad de estar pendiente de la evolución de la desescalada planteada por el gobierno.

Donde encontrar toda la información

Existe un sinfín de modelos, como de posibilidades, para poder instalar una piscina en un espacio exterior. Y para encontrar lo que mejor se puede adaptar a tu espacio, nada mejor que encontrar un lugar en donde informarse de todas las posibilidades disponibles, por nuestra parte te recomendamos visitar este blog experto en piscinas desmontables.

Porque las posibilidades son infinitas, desde modelos pequeños que se adaptan a espacios limitados a otros modelos más grandes que pueden instalarse en jardines, para darse un buen chapuzón y, como decimos, evitar peligrosas, al menos de momento, aglomeraciones. Y todo ello con la ventaja de poder recoger toda la instalación cuando acaba el verano.

Una manera estupenda de adaptar tu terraza o jardín a cualquier época del año. Es posible que muchos jamás hayan disfrutado de sus espacios exteriores como en estos momentos y las ventajas de un elemento que se puede montar y desmontar según nuestras necesidades puede hacer de este espacio un lugar del cual disfrutar.