Detalles a tener en cuenta en la compra de llantas para el vehículo

Equipamiento para vehículos Llantas
Quien quiera llantas personalizadas para el coche debe atender a que sean apropiadas para el vehículo. Foto: Andrea Warnecke/dpa

(dpa) – Los detalles a menudo hacen la diferencia. Un tamaño de llanta más, neumáticos ligeramente más anchos y el automóvil familiar, de aspecto antes discreto, ya podría parecer mucho más atractivo.

Sin embargo, no es tan fácil hacer que tu auto se vea bien o incluso encontrar el neumático correcto. Y esto no solo se debe a la casi inabarcable gama de productos que ofrece la industria de suministros.

«No todo lo que técnicamente sería posible hacer está permitido», dice el experto Bernd Stürmer. «Primero se debe diferenciar entre aquello que el fabricante de mi vehículo ofrece y las ofertas de la industria proveedora, como por ejemplo las grandes cadenas de venta de neumáticos», señala Stürmer.

El experto de la empresa de certificación TÜV Nord subraya que aquello que comercializa el fabricante de autos ya está incluido en la aprobación de todo el vehículo.

El sello correspondiente, «OEM» (por sus siglas en inglés, Fabricante de Equipamiento original), es utilizado en la industria automotriz como sinónimo del respectivo fabricante. Y por regla general, no se requieren evaluaciones adicionales.

La compra de llantas está completamente libre de riesgos en algunos lugares

¿Donde se pueden comprar llantas sin correr riesgos?

El representante regional en Baviera del Auto Club Europa (ACE), Matthias Penkala, coincide en que lo más seguro es comprar las llantas al fabricante del vehículo.

«Por principio, en Alemania solo se pueden conducir las ruedas para las que se dispone del correspondiente dictamen pericial, que también suele asignar el tamaño de neumático adecuado», precisa Penkala. Esos documentos de aprobación cuentan con el visto bueno de varias entidades de certificación oficiales.

«Solo organizaciones de certificación acreditadas pueden emitir estos peritajes en Alemania», aclara el experto, que cita por ejemplo la reconocida TÜV y Dekra.

Ambos expertos sostienen no obstante que la compra de estos productos en comercios especializados no implica tampoco riesgos. «Cuando recurro a los comerciantes de neumáticos y llantas de confianza, por lo general solo me venden lo que está aprobado para mi vehículo», dice el experto del ACE.

Las réplicas de ruedas necesitan aprobación

Por lo demás, comprar a un comercio de accesorios puede, pero no tiene que implicar más esfuerzo que comprar al fabricante del auto.

«Para las réplicas de ruedas que son tan similares a las ruedas originales que se pueden confundir entre sí, se debe disponer de una aprobación según la ECE R124. Estas ruedas, al igual que las ruedas originales, pueden ser conducidas sin registro», sostiene Stürmer.

«Por otro lado, otras llantas que tienen características similares a las réplicas de ruedas requieren una aprobación». Sin embargo, también en este caso, por lo general no se requiere un registro.

Pero hay una excepción, según Stürmer. «Por ejemplo si las llantas ensanchan la pista, se hace necesario un trabajo posterior en la carrocería y, por lo tanto, también una prueba de aceptación». Las llantas que solo se producen en pequeñas cantidades, por otra parte, requieren un certificado de piezas.

El patrón de perno o la marca de profundidad de montaje de la rueda son términos técnicos los que muchos conductores de automóviles nunca oyeron hablar. Sin embargo, son precisamente estos términos y sus dimensiones subyacentes los que ayudan a determinar qué llanta es técnicamente adecuada para cada coche.

«Tomemos por ejemplo el patrón de perno», señala Stürmer. «Este determina el número y el espacio de los orificios roscados. Si el diámetro es de 98 milímetros, no puedo usar una llanta con un diámetro de 100 milímetros o viceversa», explica.

Este nivel de precisión también requiere que se observe la profundidad de desplazamiento, que proporciona información sobre la distancia entre el centro de la llanta y la superficie de montaje de la rueda.

Por Andreas Kötter (dpa)