Contar con una temperatura agradable en el hogar es una necesidad para el descanso, la salud y el bienestar en general. La temperatura ideal para descansar, según la Asociación Española del Sueño, se sitúa entre los 18 y los 22 grados, siendo el frío más saludable que el calor. Por este motivo, se hace necesario buscar sistemas eficientes que logren mantener una buena temperatura cuando llegan los meses del calor.

En los meses de verano, las temperaturas dentro de los hogares alcanzan niveles realmente altos que hacen que los ocupantes no se sientan bien, no descansen, ni puedan rendir en las tareas diarias. El peor momento de día llega al caer la noche, cuando el calor ni siquiera deja descansar apropiadamente. El aire acondicionado representa el 11% del consumo eléctrico nacional, sin olvidar que su uso generalizado hace que la temperatura de las calles alrededores se eleve entre un 1,5 o 2 grados por el calor que se desprenden sus motores cuando están en funcionamiento.

Afortunadamente, hay otras alternativas para conseguir tener unos hogares más confortables: los climatizadores evaporativos y los ventiladores de techo.

Climatizadores evaporativos

Un climatizador evaporativo es una máquina que enfría la temperatura del aire gracias a un refrigerante natural, el agua. Se utiliza tanto en entornos domésticos, con climatizadores evaporativos portátiles, como en el sector industrial, en naves, granjas, talleres, escuelas…

Como en este artículo se recogen alternativas para enfriar el hogar en verano, aquí se encuentra el mejor climatizador evaporativo silencioso del mercado. Tan solo hay que hacer clic sobre el enlace para acceder a una comparativa de los climatizadores evaporativos de uso doméstico mejor valorados en la actualidad.

Cómo funciona

El funcionamiento de este aparato es muy sencillo. Elclimatizador evaporativo recoge el aire y lo humidifica a través del agua consiguiendo enfriar el aire. Se trata, por tanto, de una climatización natural, ya que funciona a través del principio de evaporación, siendo un sistema ecológico, sin emisiones de CO2, con lo que se ayuda de forma eficaz a reducir el efecto invernadero.

Estas cualidades le otorgan una gran ventaja frente al aire acondicionado, además, su consumo energético es significativamente menor, llegándose a reducir entre un 40-50% frente a otros sistemas de refrigeración.

Las principales ventajas son, por tanto, un sistema ecológico y natural, que consume menos energía, con el ahorro que eso conlleva. Además, es silencioso, purificador del aire, de fácil mantenimiento, portátil, y funciona tanto en espacios abierto como cerrados. Es especialmente recomendable su utilización en climas secos.

Por último, cabe destacar que su bajo coste de compra y de consumo energético, su versatilidad y movilidad, provoca que cada vez más familias se decidan por este método para enfriar sus hogares.

Ventiladores de techo 

El ventilador de techo sigue siendo uno de los mejores sistemas para aclimatar el hogar y aumentar el confort, a pesar de tener otros competidores mucho más modernos. En https://ventiladoresdetecho.org, se localiza la mejor comparativa de los modelos del mercado actual.

Aunque este artículo se centra en su funcionamiento a la hora de enfriar la casa en verano, la verdad es que estos aparatos cuentan también con una función de invierno. En verano, el ventilador crea una brisa que proporciona una agradable sensación de frescor. El movimiento del aire estimula la transpiración, uno de los mecanismos naturales que tiene el organismo para bajar su temperatura. Así que, aunque el ventilador no enfría el aire, se puede sentir un efecto de descenso de temperatura de unos 4 grados.

En invierno, con las aspas girando en sentido contrario, el ventilador fuerza hacia abajo el aire caliente acumulado en el techo de la habitación. Este mecanismo ayuda a que la temperatura media de la habitación aumente. Cuanto más alto sea el techo, más impacto tendrá el ventilador de techo en el invierno.

Ventajas de los ventiladores de techo

Los principales beneficios del usar el ventilador de techo frente a otros modos de refrigeración son los que se van a ver a continuación.

En primer lugar, resultan muy económicos, pues su consumo es bajísimo, entre 20W y 60W, dependiendo de la velocidad, y los nuevos ventiladores, con motor AC de corriente continua, consumen sólo entre 3W y 30W.

En segundo lugar, se trata de un sistema de ventilación saludable, al no generar sequedad en la garganta ni en los ojos, ni resfriados provocados por las corrientes excesivamente frías que provocan, por ejemplo, los aires acondicionados.

En tercer lugar, cabe destacar su fácil instalación, pues tan solo se necesita contar con un techo lo suficientemente alto y resistente, además de una toma de corriente. Al mismo tiempo que refresca, también sirve para ahuyentar a moscas, mosquitos o cualquier otro insecto volador, pues la corriente de aire generada les incomoda.

Por último, es un elemento muy decorativo que puede encontrarse en numerosos diseños de interior, pues se adapta a cualquier ambiente, ya sea moderno o más clásico. Un ventilador de techo bien elegido se convierte fácilmente en una pieza de decoración protagonista.