El volumen es ideal para disimular brazos demasiado delgados, como en esa propuesta de encaje de Adler. Foto: Adler/dpa-tmn

(dpa) – Cuanto más calor hace, más pequeños se vuelven los tops para lucir en las temporadas veraniegas. Pero no todas las mujeres quieren dejar los brazos al descubierto, sea porque son rellenitas o demasiado delgadas y la piel no luce tersa. En fin, los motivos pueden ser múltiples. Entonces, ¿cómo hacemos para elegir el corte o el tipo de mangas que mejor nos queden? Silke Gerloff, una asesora de modas alemana, nos ofrece cinco concejos:

1. Realzar los antebrazos: Las mangas con volados o en forma de trompeta se ensanchan en las zonas bajas y llevan la mirada hacia el antebrazo. «De este modo, la parte superior del brazo aparenta ser más pequeña», explica Gerloff. Lo mismo sucede cuando llevamos mangas largas con un cierre inflado en la terminación. Las «mangas murciélago» también evitan realzar el contorno de la zona alta del brazo gracias a su corte ancho. Por lo general, es un tipo de manga que nace en la cintura y se angosta sólo en la muñeca. Ideal para todas las que quieran disimular algo la zona superior del brazo.

2. Texturas: Si uno tiene brazos de gran presencia, lo mejor es optar por «telas amplias, con caída, que no sean demasiado delicadas para evitar que queden ajustadas y acompañen cualquier movimiento», observa Gerloff. Además, siempre es mejor que la manga termine en un corte recto en lugar de en diagonal.

3. Colores: Podemos manejar con inteligencia los colores, por ejemplo, vistiendo una camiseta roja con mangas negras. Si las mangas son más oscuras que el resto de la prenda, la mirada estará puesta en la zona del pecho gracias al contraste. También será mucho mejor vestir lineas verticales, ya que alargan la figura.

4. Cubrir la parte superior de los brazos: El modo clásico de no dejar zonas que nos resultan incómodas al descubierto es elegir cortes que las cubran, por supuesto. En este sentido, las mangas de tres cuartos son una opción ideal. Si las mangas terminan a la altura del codo, será mejor probarlas antes y observarse bien al espejo. Si la manga termina justo por encima del codo, puede que quede poco elegante en las personas rellenitas. «Puede generar la impresión de que alguien se arremanga bien para poder arremeter», apunta Gerloff. En cambio, algo que funciona, siempre y cuando la temperatura lo permita, es vestir una chaqueta, un saco o un jersey de hilo.

5. Volumen: Si, por el contrario, lo que queremos es evitar lucir brazos demasiado escuálidos, tenemos que pensar qué nos ayuda darles volumen. Lo que en algunos países se conoce como manga de jamón puede ser una muy buena opción. Los volados en la zona alta del brazo también pueden ser de gran ayuda. «Las mangas abullonadas no son una muy buena idea, porque muchas veces le dan un aspecto de niña a la mujer», advierte la asesora.

Por Isabelle Modler (dpa)