(dpa) – Los usuarios de coches eléctricos se enfrentan a la disyuntiva de tener que cargar su vehículo en casa o en una estación de servicio, una cuestión que debe ocupar un lugar principal en la lista que cualquier comprador debe hacer antes de adquirir un automóvil, por delante de, por ejemplo, el tamaño.

Foto: Uli Sonntag/Volkswagen/dpa-tmn

¿Dónde puedo cargar mi coche? El presidente del Auto Club Europa (ACE), Stefan Heimlich, aconseja a los interesados en comprar un automóvil eléctrico que respondan primero a esta pregunta.

«El comportamiento de uso es diferente al de los motores de combustión», explica Heimlich, quien afirma que «entre el 80 y el 90 por ciento de los vehículos eléctricos se cargan en casa».

«Pocos conductores están dispuestos a conducir hasta una estación de servicio. Por eso deben disponer de una instalación de carga en casa», prosigue. La alternativa sería ofrecer esta posibilidad en el puesto de trabajo, algo que que no se tiene en cuenta al planificar la instalación de puntos de carga en espacios públicos.

«Los puntos de carga públicos son demasiado lentos, mientras que los puntos de carga HPC, de alto rendimiento, en las autopistas son demasiado caros», advierte Heimlich.

¿Qué autonomía necesito realmente?

La pregunta que se nos plantea es cuál es el vehículo adecuado y qué distancia recorremos con una sola carga de la batería. «El temor a la autonomía es infundado, ya que el 80 por ciento de los automovilistas recorren alrededor de 40 kilómetros al día. Si el coche se carga por la noche, la batería vuelve a estar completa por la mañana», insiste el experto.

Según Heimlich, ante estos hábitos un coche pequeño basta, y los interesados deberían preguntarse con qué frecuencia conducen largas distancias o si quieren realizarlas en coche.

El experto repite que, si el coche eléctrico es un segundo vehículo, utilizado para los desplazamientos diarios y en la ciudad, uno pequeño es suficiente.

«Hay buenos coches eléctricos desde 16.000 euros (unos 17.625 dólares) después de deducir la subvención», continúa Heimlich. En Alemania, los coches con batería o pila de combustible de menos de 40.000 euros son subvencionados con hasta 6.000 euros.

Los coches eléctricos tienen menos gastos

Los gastos que generan los automóviles eléctricos son hasta un 60 por ciento inferiores porque el mantenimiento es menor y la electricidad es más barata que la gasolina o el diésel.

Los vehículos de pila de combustible con baterías, que también se consideran vehículos eléctricos, son demasiado caros y, por ejemplo, en Alemania solo se venden actualmente dos modelos.

¿Cuánto se tarda en hacer una carga completa?

Thomas Schreiner, del Club Automovilístico y de Viajes de Alemania (ARCD) aconseja examinar detalladamente las características técnicas de los vehículos eléctricos y valorarlos.

«Junto a la potencia y el tamaño de la batería del coche, también hay que plantearse la velocidad de carga. Si es con corriente alterna o continua, y si es monofásica o trifásica», sugiere.

Según la marca y el modelo, el denominado cargador de a bordo no puede transportar la corriente desde la conexión a la red hasta el coche a suficiente velocidad, por lo que la carga se ralentiza. En el vehículo, la corriente alterna de la red es transformada en corriente continua para poder ser almacenada en la batería.

«Si el cargador del coche es débil, la capacidad de carga no puede ser utilizada completamente, ya sea en casa o en una estación de carga pública. Por eso los automóviles eléctricos deberían tener al menos un cargador trifásico, aunque eso encarezca algunos coches», aconseja Schreiner.

El experto del ARCD cree que, aunque los vehículos más pequeños, idóneos para circular por ciudad, acostumbran a tener una batería más pequeña y una menor autonomía, es la categoría de coches más adecuada.

«Son más pequeños, más ágiles, circulan en entornos reducidos y sin emisiones, consumen poca electricidad y, gracias a las subvenciones medioambientales, en algunos casos cuestan menos de 20.000 euros», explica Schreiner, quien también recuerda que una batería grande proporciona una mayor autonomía, pero también necesita más tiempo para cargarse.

Por Fabian Hoberg (dpa)