Las casetas de madera son todo un detalle útil en un jardín. Incluso en su modalidad de puro hogar, las casas de madera guardan gran relación con el ser humano. Y su construcción, tanto si es de propia mano o por parte de los especialistas de Hortum, asegura un muy buen disfrute.

De la madera a la mente: Construir como aitoconocimiento

Las casetas de madera son siempre una pequeña construcción acogedora, de algún modo ligadas a cierta atmósfera de cuento. Quizás, a causa del material con el que están fabricadas. Y es que existe una estrecha unión entre el ser humano y el componente orgánico, como la madera, con cuya naturalidad conecta como si en su interior hubiera tenido siempre claro cuál es el entorno ideal. Un material perfecto y adaptable a cualquier espacio, a diferencia del ladrillo u hormigón, y con el que bañar el espacio de cierto aire bucólico.

Aunque el mercado ofrece muchísimas posibilidades y tipologías de caseta, como las casetas de madera de Hortum, ya montadas y de muchas variedades, es preciso saber cómo montar una casa de madera. Dicha tarea, no difícil, pero sí llena de exigencias de perseverancia, es en sí misma casi un ejercicio metafórico mental. Mediante el montaje de algo aparentemente tan trivial como una caseta de madera, también se construye en nuestro interior una expectativa. La esperanza de que todo quede perfectamente listo y, además, que su persistencia sirva como ejemplo de dedicación y buen trabajo.

El ser humano ha dedicado sus esfuerzos al arte del ingenio, que a su vez se plasma en todo aquello que crea a partir de lo que le rodea. Porque erigir una pequeña construcción en forma de casa es ya todo un símil de la necesidad de ubicarse en un espacio y de dar utilidad y sentido práctico a lo creado. Y no tan sólo de sueños vive el hombre, sino de las pequeñas cosas que llevan un poco de sí mismo y sirven para un propósito.

El arte de un hogar: Cómo montar una caseta de madera

El mundo de las casetas de madera encuentra su utilidad en distintos fines. Desde espacios destinados a almacenar herramientas de jardinería u otros utensilios, hasta convertirse en hogares habitables. Pero independientemente de su finalidad, los pasos a seguir para montar una casa de madera siguen un cuidadoso patrón a fin de asegurar su estabilidad y resistencia. Porque como sabiamente propugna la cultura popular, no se puede empezar a construir una casa por el tejado.

El primer paso para montar una casa de madera debe ser encontrar un terreno firme. En caso de no haberlo, será preciso elaborar una solera de hormigón u otro material cuya robustez y lisura aseguren un buen suelo. Tras ello, es necesario aplicar una capa de barniz a las piezas de la caseta, a fin de protegerlas y embellecerlas, las cuales deberán estar debidamente distribuidas para reubicarlas después. Dando uso al manual de instrucciones, el siguiente procedimiento consiste en unir las piezas de la caseta, sirviéndose de un martillo o de una maza para encajar sus partes.

Llegando al final, los últimos pasos están dedicados a aplicar una tela asfáltica en el techo. Es decir, una tela impermeabilizante hecha de asfalto cuyo propósito es el de proteger la construcción de humedades y filtraciones. Del mismo modo, todo refuerzo aplicado al tejado vaticina una mejor protección, durabilidad y aislamiento. Hecho esto, la casa ya está lista para darle un uso. No obstante, si la viabilidad del montaje no es posible a causa de una falta de tiempo o de temor ante la posibilidad de no realizarlo correctamente, las casetas prefabricadas de Hortum son una muy buena opción.

Hortum: Pasión por la madera

Hortum es una empresa dedicada a la venta de las mejores casetas de madera del mercado europeo en relación calidad-precio. A pesar de añadir un kit de automontaje para facilitar su instalación, Hortum dispone también de un soporte técnico a modo de guía y acompañamiento durante el proceso. Del mismo modo que cuenta también con un servicio de instalación, bajo un ajustado presupuesto, en caso de preferir dejar la operación en manos de un equipo propio de profesionales.

La amplia gama de casetas de madera de Hortum incluye también garajes y pérgolas de madera, accesorios de jardín e incluso parques y casetas infantiles. Además, Hortum ofrece también un servicio de tratamiento incluido con el propósito de mejorar la preservación de la caseta de madera desde la mayor profesionalidad posible.

Gozar de una caseta de madera o cobertizo y de prácticamente cualquier construcción de madera en el jardín con Hortum es una apuesta por la belleza del arte útil. Tanto si las propias manos levantan esa pequeña o grande construcción para el orgullo hondo de uno mismo, como si un equipo capaz erige sus paredes para permitir su existencia. Porque la madera es el cuerpo lleno de vida vieja de los árboles que trascienden su altivez brindando su buen uso al ser humano.