Uno de los gastos más temidos en cualquier hogar son los arreglos del coche. Cada vez que hay que llevarlo al taller todos nos echamos a temblar, puesto que damos por hecho que la cuenta va a ser astronómica y que, una vez dentro, no pararán de descubrirle fallos y averías.

Arreglos sin taller, la opción para los manitas

Quien tiene unos mínimos conocimientos de mecánica puede evitar esto saltándose el paso de llevarlo al taller. Se trata de averiguar cuál es el fallo, comprar el recambio necesario para arreglarlo y llevar a cabo dicho arreglo uno mismo, con lo cual se abarata todo mucho.

Al saltarnos el paso de tener que pagar la mano de obra del mecánico más todos los impuestos que en cualquier factura de taller van incluidos podemos obtener un gran ahorro que haga que la avería del coche no tenga por qué ser algo que nos dificulte llegar a final de mes.

Además, de esta manera podemos evitarnos la desconfianza de pensar si nos estarán engañando o no, ya que a veces en los talleres mecánicos los arreglos son opacos y el trabajo no se hace con toda la transparencia que nos gustaría, informándonos a menudo tarde y mal.

Por ejemplo, si tenemos rota la cerradura del coche quizá la mejor idea sea no llevarlo al taller, ya que se trata de un arreglo bastante sencillo para el que ni siquiera hace falta tener conocimientos mecánicos, ni mucho menos herramientas muy sofisticadas ni específicas.

Basta con buscar bombines cerraduras de coches y cambiar el bombín del coche uno mismo. Estos bombines tienen un precio bastante bajo, de entre 30 y 70 euros, y ese es el único gasto que tendríamos si llevamos a cabo nosotros mismos este fácil arreglo.

Si llevásemos el coche al taller por este problema la factura ascendería muchísimo, ya que deberíamos pagar la mano de obra del mecánico, que podría ser perfectamente mayor que el precio del bombín, y además no podríamos elegir nosotros mismos el bombín que queramos.

Cambio de aceite en casa

Aunque no se tenga un gran conocimiento, sí que hay cosas que toda persona puede hacer en su propio garaje sin tener que acudir al taller, como puede ser cambiar el aceite. Este cambio de aceite se realiza en unos minutos y sirve para, aproximadamente, 10.000 kilómetros.

El cambio de aceite cuesta en un taller entre 40 y 80 euros, así que su sencillez hace que a muchas personas les merezca la pena ahorrárselos. Aunque no es un gasto muy frecuente, sí que es periódico, incluso para algunos que usan mucho el coche se convierte en anual.

Atreverse a hacer estas pequeñas reparaciones que nos ahorran un pequeño dinero de vez en cuando parece buena idea si se tiene en cuenta su sencillez y la facilidad que existe para encontrar tanto bombines como botes de aceite de calidad en tiendas online u offline.

Otro problema añadido podría ser que al dejar el coche en el taller nos quisiesen meter otro tipo de arreglos más caros que no estábamos preparados para afrontar, creando situaciones incómodas a las que no hay por qué llegar si no se quiere.

Los recambios online, una invitación a arreglar nuestro vehículo nosotros mismos

El hecho de que exista una variedad cada vez mayor de recambios que se pueden comprar online y esperar a que lleguen a nuestra casa ofrece una comodidad y una oportunidad tan grande que mucha gente lo está aprovechando para sus propios vehículos.

Ya no es necesario realizar las compras mayoristas que hacen los talleres ni estar en negociaciones con desguaces para poder comprar las piezas necesarias para arreglar nuestro coche, con lo que todo es más sencillo para quien quiere saltarse el paso del taller.

En el mercado online los precios se abaratan mucho, ya que se saltan muchos intermediarios y se abaratan muchos costes al no tener que contar con esos gastos. De esta manera, los productos son más competitivos y el ahorro que se puede lograr mucho mayor.

Cualquier tipo de pieza que queramos se puede encontrar hoy en día en Internet. Al tener además todas las tiendas disponibles podemos elegir mucho mejor que si solo podemos comprar en las tiendas cercanas a nosotros, ya que el mercado así es mayor.

Por ejemplo, cada vez más gente compra los neumáticos en Internet, bien sea en desguaces o en tiendas online especializadas en neumáticos, y los cambian por sí mismo, ahorrando varios cientos de euros con una operación tan sencilla como comprar desde casa y cambiar tus ruedas.

 

En cualquier caso, de lo que se trata es de aprovechar las ventajas que Internet nos ofrece también para poder ahorrar dinero en la mecánica de los vehículos de la familia, haciendo que tanto arreglar un bombín como cambiar las ruedas puedan ser maneras de ahorrar.