En una sala llena de personas que comparten un proyecto común, se fue desgranando la historia de un centro educativo que ha construido su futuro a partir del modelo cooperativo. Como indicó Carlos Pestana, presidente de la cooperativa Aoiz Uno, titular del centro Liceo Monjardín, “sabemos que nuestra fortaleza es tener una mirada única” a través de “la suma de muchas miradas”. De esta forma han desarrollado un modelo en el que la formación académica es tan importante como la educación en valores.

El que popularmente se conocía como Colegio de las Ursulinas se transformó en Aoiz Uno cooperativa de trabajo asociado hace una década como forma de dar continuidad a su centro educativo, un proceso que contó con el acompañamiento de ANEL. Un paso que, reconocen, les ha llevado a través de esfuerzo, responsabilidad y dedicación, más lejos de lo que entonces soñaban.

De ahí que hayan querido visibilizarlo con una Jornada de Fomento del Cooperativismo en la que intervino, Ignacio Ugalde, presidente de ANEL, quien destacó “la buena situación del cooperativismo en Navarra”, una comunidad que en los últimos años ha llegado a ser referencia a nivel nacional de este modelo empresarial basado en las personas.

Dirigiéndose a los presentes, el presidente de ANEL explicó que como asociación “hemos llevado buenas prácticas como la vuestra” incluso a Manchester, cuna del cooperativismo. En este sentido, Ugalde expuso algunos de los logros del modelo cooperativo en Navarra como su capacidad de crear empleo de calidad, de participar en la Estrategia de Especialización Inteligente, de desarrollar proyectos transfronterizos o de tener cada vez una mayor presencia en los foros institucionales y de decisión.

El que popularmente se conocía como Colegio de las Ursulinas se transformó en Aoiz Uno cooperativa de trabajo asociado hace una década como forma de dar continuidad a su centro educativo, un proceso que contó con el acompañamiento de ANEL. Un paso que, reconocen, les ha llevado a través de esfuerzo, responsabilidad y dedicación, más lejos de lo que entonces soñaban.

De ahí que hayan querido visibilizarlo con una Jornada de Fomento del Cooperativismo en la que intervino, Ignacio Ugalde, presidente de ANEL, quien destacó “la buena situación del cooperativismo en Navarra”, una comunidad que en los últimos años ha llegado a ser referencia a nivel nacional de este modelo empresarial basado en las personas.

Dirigiéndose a los presentes, el presidente de ANEL explicó que como asociación “hemos llevado buenas prácticas como la vuestra” incluso a Manchester, cuna del cooperativismo. En este sentido, Ugalde expuso algunos de los logros del modelo cooperativo en Navarra como su capacidad de crear empleo de calidad, de participar en la Estrategia de Especialización Inteligente, de desarrollar proyectos transfronterizos o de tener cada vez una mayor presencia en los foros institucionales y de decisión.

Respecto a la evolución de Liceo Monjardín aseguró que pasados diez años en los que se ha convertido en un centro de referencia, tienen el reto de “formar a la generación Z” aquella que “asumirá la revolución 4.0” transmitiéndoles “los valores del cooperativismo” para lograr empresas más humanas.

En la jornada también intervinieron Maite Pellejero, directora general de la cooperativa Cuatrovientos, asociada a ANEL, quien rememoró los comienzos de su propio centro en una etapa de grandes cambios en la Formación Profesional. “El espíritu cooperativista nos sirvió para superar los momentos más duros”, aseguró, y les ha permito “formar a las personas de manera integral”.

Por su parte, José Garcés, presidente de la cooperativa Aoiz Uno, en el momento de su constitución recordó unos comienzos que aunque fueron complejos, le han dejado “buenos recuerdos”.

Las voces de la coral Aizaga sirvieron para abrir y cerrar una jornada de celebración y reconocimiento, en la que también se realizó una foto en grupo que precisamente muestra que la fuerza de un proyecto está en las personas.

Primer acto de un extenso programa

El acto celebrado ha sido el primero de un extenso programa que se desarrollará durante todo el año y que incluirá otras iniciativas orientadas a divulgar los principios y valores que inspiran la labor de Liceo Monjardín.

La cooperativa está formada por 94 de los 127 trabajadores del centro, profesores y personal de administración y servicios, que apuestan por un modelo de economía social basado en el trabajo cooperativo. Un modelo que “promueve la igualdad, la capacidad de autogestión de los propios trabajadores, el compromiso del entorno y una preocupación constante por el empleo de calidad”.

De esta manera, este modelo, innovador en Navarra, pretende servir de ejemplo para iniciativas similares. Asimismo, el compromiso educativo de la cooperativa se fundamenta en la búsqueda constante de la excelencia, tanto en la adquisición de conocimientos académicos como en la promoción de valores como la justicia, el respeto, la responsabilidad y la igualdad, así como en la formación permanente de los trabajadores y una vocación de servicio a las familias y a la comunidad.